Bosquejo: El Arca de Noé: Tipo de la Salvación

El Arca de Noé es un Tipo de la Salvación

______________

Texto: Gén. 6:5-22

Puntos interesantes: Los que no legaron a tiempo perdieron todo. Noé tuvo 600 años cuando empezó su más grande obra. ¿Cuántos de nosotros podemos hacer tal tipo de obra física a 50 años, mucho menos a 600? Continue reading

Originally posted 2011-08-31 15:52:34. Republished by Blog Post Promoter

Pastores: ¿Estás enfermo? Síntomas

#1 – No recuerdas la última vez que la Palabra de Dios te reganó directamente de algo en tu propia vida.

  • Una cosa es usar la Biblia para ganarse el vivir, y otra cosa es de crecer de ella espiritualmente.
  • Necesitas dejar tiempo para meditar y contemplar las Escrituras, lentamente.
  • Necesitas otras fuentes de “comida espiritual” aparte de tus propias sermones.
  • Necesitas predicar de tus propios pecados igualmente de los de tu congregación. (Arrepientas antes de predicarlo)

#2 – No usas la Biblia para aprender de Jesús y crecer más cerca de Él, sino estás solamente sacando tus sermones de allí.

  • Necesitas examinar tu vida por pecado, y encontrar lo que Dios dice sobre ello, y hacer lo que Dios te lo dice de hacer.
  • Necesitas cambiar de enfocar sobre información bíblica, y cambio espiritual a la imágen de Cristo.

#3 – Actualmente odias y aborreces las personas en tu iglesia (cuando Dios te manda de amar y cuidarlas).

  • Aun son malos a veces, necesitas separar tu trabajo de tus amigos. 
  • Vea a ellos como un encargo divino, y cumples con lo que debes ser en los ojos de Dios para ellos.
  • Siempre ve separado la persona del pecado en la persona. Ama la persona, y aborrece el pecado. Predique y enseñe hacia los problemas espirituales entre tu congregación (y propia vida) y no predica en contra de personas. La diferencia es de atacar a alguien, y luego buscar en que forma o asunto puedes usar para atacarle. No, en lugar de así, ve el daño espiritual los pecados que están en tu gente (y en tí) están haciendo a otros y a ellos mismos. Predique hacia a estos pecados, con mucha oración hacia Dios cambiando las personas envueltas.

#4 – Cuando estás en tu hogar, castas más tiempo en el telefóno, en la computadora, o viendo televisión que con tu propia familia.

  • El requisito de una vida familiar en orden es necesario ANTES que puedes ministrar, entonces no faltas esto.
  • Pon más importancia en relaciones sociales con familia y amigos íntimos que con computadora, televisión, diversión, o hablar demasiado con unos pocos.

#5 – Te obsesionas con agradar la gente, y apagar las quejas en lugar de escuchar a Dios y hacer Su obra, según Él te manda de hacerlo.

  • Nunca deja la gente que estás sirviendo llega a ser más importante y influencial en tus decisiones y división de recursos (tiempo, dinero, energía, etc) que lo que Dios pensaría.
  • Primero antes del costo en discusiones y argumentos, es lo que Dios tiene que decir sobre un asunto. Aceptamos mucho problemas si es lo que Dios ha mandado. No cedes a presiones diabólicas (opuestos a Dios).

#6 – Sueñas sobre estar el pastor DE OTRA IGLESIA… pensando que si solamente fuera así, no tendrás problemas.

  • Ni hay pastor ni iglesia que no tiene más o menos lo mismos problemas que tú tienes. El ministerio es lo mismo por todo el mundo.
  • Fíjate que en otra iglesia, tal vez tendrán problemas peores que los tuyos (que nunca sabrás hasta que estás adentro), y que será peor, no mejor a fin de cuentas.
  • Muchos de los problemas que tú tienes son resultados o causados por tu propia personalidad. Busca cambiarte y cambiar tu forma de pensar, hablar, actuar, etc. segundo que buscar otra localidad de servir. (Primero ora sobre el asunto intensamente.)
  • Deja de juzgar dónde vas a ministrar por el reto delante de tí allí. En lugar de esto, buscas el llamamiento y dirección de Dios, y quédate donde Dios te puso.
  • Ve la gente problemática más como pacientes de sanar que plagas de ratas de exterminar. Ore por ellos y gane a ellos a tí, a la verdad de las Escrituras, y llevales más cerca a Dios para que se mejoren.

#7 – Estás gastando tiempo inordenado edificando mujeres y teniendo conversaciones íntimas con ellas en lugar de hacer esto con tu esposa.

  • Deja las mujeres espirituales ministrar a las mujeres y niños. Concéntrate en los hombres y la congregación en general.
  • No tengas “amistades” con mujeres de sexo opuesto excepto por tu esposa y tu madre. Sé respetuoso a toda mujer, pero no demuestras interés especial en ninguna excepto tu esposa.

#8 – Frecuentemente te deprimes sin razón realmente.

  • Depresión es Satanás diciéndote en tu oído que Dios no te ama, te ha dejado desamparado. Trata con los problemas de la vida, y si hay éxito o fracaso, déjalo todo en los pies de Jesús. 
  • La solución para depresión es de envolverse en las vidas de otras personas. Hay una iglesia llena de ellas, y un hogar (lo tuyo) lleno de otras personas. Considera qué tipo de relación tienes con otros. ¿Usas a ellos para tus planes, metas, y propósitos? O ¿Inviertes tu vida en sus vidas, no “usándolas”, sino siendo un grande bendición para ellos?

#9 – No puedes dormir.

  • Busca solución médica.
  • Si no hay, busca solución espiritual.
  • Apartes con Dios, y deja que Dios te habla.

#10 – Piensas vez tras vez (y lo dices a tu familia y esposa), que un día todo de tu vida va a ser más lente y calmado.

  • Primero, haz más lenta la vida. Quita unas cosas no necesarias.
  • Segundo, haz lugar para tiempos de contemplación y reflejo. No es meditación si hay música, televisión, radio, o personas hablándote. Es meditación cuando tú piensas en Dios, su Palabra, tus problemas, y lo que Dios quiere que TÚ HACES.
  • Tercero, haz lugar para tiempos de descanso. Descansar no es de jugar deportes, no es de ver la televisión o hacer cualquier cosa en cualquier apárato eletrónico. Cuando duermes, no haces otras cosas, sin ellas son distracciones para que NO DUERMAS. Entonces toma tiempo para “hacer nada.” Descansar. Tal vez de lentamente hablar con tu esposa o hijos será lo mejor. Haz algo con ellos, que realmente no es de gran interés a tí. No es descansar para que tú (aficionado a un deporte) de ver un deporte con tu hijo. Busca lo que él o tu esposa quiere, y meter interés en sus vidas.

Traducida y adaptada de esta página

http://www.perrynoble.com/blog/10-warning-signs-that-you-might-not-be-healthy/

Originally posted 2013-01-30 13:27:58. Republished by Blog Post Promoter

Bosquejo: Sermón en el Monte Mat 5:1-12

Las bienaventuranzas son calidades de un verdadero cristiano. Jesús es el ejemplo vivo de estas calidades espirituales. De una manera, no son calidades que el cristiano busca actualmente (como la persecución), sino son eventos y sucesos de la vida que el cristiano reconoce, acepta, y da gracias a Dios por ello cuando se ve en su vida personal.
1. Submisión (Mat 5:3)
2. Luto (Mat 5:4)
3. Salvación (Mat 5:5)
4. Contentamiento (Mat 5:6)
5. Simpatía (Mat 5:7)
6. Sanctificación (Mat 5:8)
7. Evangelismo (Mat 5:9)
8. Sufrimiento (Mat 5:10-12)
Adaptado de 100 Sermon Outlines from the NT, John Phillips (Moody Press: 1979) por Pastor David Cox.

Originally posted 2011-02-09 14:21:45. Republished by Blog Post Promoter

Usando Bosquejos para la Congregación

1. Introducción

Aquí estoy hablando de usar un bosquejo en papel o en un reproyector para que la congregación te sigue.

La atención de una congregación normal es menos que 20 minutos. No pasa 30 minutos si no tienes el bosquejo enfrente de ellos constantemente.

2. ¿Por qué usar un bosquejo para la congregación?

A fin de cuentas, es muy difícil seguir lo que una persona está diciéndote por más que 5 o 10 minutos. La mayoría de los predicadores no dice nada más introducción en sus primeros 5-10 minutos, entonces al momento que realmente empieza “la carne” o sustancia del sermón, ¡todos se apagan sus mentes!

Bueno, el asunto es que usamos bosquejos no porque no sabemos donde vamos a ir, o para guardar nuestro camino y no nos perdimos en distracciones (aunque estos son buenas razones porque usar un bosquejo), pero usamos bosquejos para que la congregación pueden seguirnos en el sermón. De un muy buen libro de educación, recuerdo este principio…

Diles a donde vas a llevarles antes de empezar, luego diles cada marca como vas pasándolo, y luego diles de dónde vinieron.

Este principio fue dado a mi en una clase de educación, como educar eficazmente. La idea es de darles una ubicación durante el proceso entero del sermón. O sea, antes de empezar, darles los puntos principales del bosquejo (3 a 5 máximo), luego cada vez que pasas un punto, repítalo varias veces para que ellos saben que ya llegaron a este punto. ¿Por qué?

La razón de hacer esto es porque con muchos predicadores (especialmente 100% de los que no tienen experiencia o que son jóvenes), hay tendencia de vagar grandemente, y “no hay fin de su sermón”. Es como el niño de 6 años cuando sube al carro, y una vez atrás del volante, “se va” (aunque nunca se mueve), y él está luciendo como chófer. Este “síndrome” entre predicadores inexpertos es muy reconocido entre las congregaciones, y por esto, en general no les gusta oír predicadores novatos o sin experiencia. Habiendo dicho esto, déjame incluir todos los que son mayores de edad (más que 35) que igualmente predican mal.

La atención de una congregación es algo muy frágil. Un sermón excelente es un sermón que sin darse cuenta la congregación, ya se terminó, y ellos siguieron todo sin problema.

A la verdad, si tú como predicador no usas un reproyector o papel con el bosquejo del sermón, no debes pasar los 45 minutos en tu sermón. Si no tienes un bosquejo que estás constantemente dándoles el paso de tiempo, entonces debes limitar tu sermón a media hora si aguantan aun esto.

3. Puntos que marcan el paso de tiempo

Cuando un predicador disciplinado hace un bosquejo, lo llena con material, y después, predica según su bosquejo, no vagando a otras cosas, entonces el sermón normalmente es un éxito. ¿Por qué? Porque la gente sintieron el traspaso o movimiento del sermón. Pobre el predicador que sube al púlpito domingo en la mañana, relata 2-3 bromas, chistes, y otras cosas, desperdiciando 20 minutos, luego predica otra media hora, para anunciar a la congregación que, “bueno esto era punto número uno, ahora para los otros 23 puntos.” Alguien que sabe, 95% de las mentes ya se dejaron el sermón y están en otros lugares.

Excelentes sermones marcan fielmente el traspasó de tiempo con progreso por el bosquejo.

Lo que confía y asegura a la congregación “que esta cosa va a terminar un día“, es esta disciplina y planear del predicador que tiene un plan, y obra el plan. Tú mismo, como predicador, creas paciencia o frustración por tu medio de presentar las ideas. Si alargas para siempre sobre detalles que no importan, entonces frustras la congregación. Si das un “movimiento y progreso” de ideas, ellos van a gustar o a lo menos aceptar tu sermón.

4. Un ejemplo aquí de mi propio ministerio.

Recientemente, he tomado la práctica de hacer mis sermones en formato de un folleto de dos pliegues, una hoja carta, frente y atrás. (Ve www.folletosytratados.com por ejemplos de estos.)

¿Que pasa cuando les doy un folleto con todo el sermón escrito? Simplemente, hay una cantidad fija de material, y allí está todo. Normalmente tienen unos 6 a 9 divisiones, cada uno con un versículo a lo menos. Cada vez que termino una sección, leo la cabeza o título de la próxima antes de empezarla.

Este proceso tiene gran ventaja en que se ven y sienten el progreso del sermón. Normalmente en 30-40 minutos, ya casaron de escuchar si el tema no les interesó mucho. Son pacientes, pero simplemente no les gustó el tema. Entonces, ven el folleto, y estamos en la parte de atrás, y el último pliegue es la portada (ya tratada), y ven que casi terminamos. Esto da mucha ánimo de aguantar un poquito más porque casi terminó.

Es muy bueno de dar la sensación a los que te escucha que todo es muy interesante, y ya terminó, y ellos realmente quisieron escuchar más. Regresan a tu iglesia con una buena actitud hacia los sermones. En cambio si predicas sin bosquejo (que ellos pueden ver), y alargas demasiado, siendo muy aburrido, entonces es como sacar una muela para que vengan a la iglesia. No sacan nada del sermón por lo general, y ya sabes, ovejas que no comen, se enferman y mueran.

5. ¿Qué son lo que dan la sensación de progreso en un sermón?

Sé muy sabio en esto como predicador. Primero, tienes que tener un plan, y ejecutar el plan. El gran error de tantos predicadores es que no tienen un plan, no tienen un buen plan, o no ejecutan el plan que tienen.

Hay predicadores que dicen que esto restringe al Espíritu Santo de predicar así. No es cierto. El Espíritu Santo puede obrar igualmente en tu oficina, entre semana cuando preparas tu sermón, cuando tienes mucho tiempo de pensar, orar, investigar, meditar, y reflejar sobre lo que vas a decir. De limitar al Espíritu Santo de solamente ser activo en el momento, no es correcto. Como pastor, las cosas que he dicho en el púlpito que más he sentido mal de ellas son cosas no en mis apuntes, cosas dichas al momento “sin pensar.”

Entonces el secreto aquí es de orar mucho sobre lo que vas a decir, y prepararte muy, muy bien. Luego, organizar una presentación de esta material, escogiendo con mucha oración y inteligencia lo que mejor cumple con tu plan. Aparte de tener un plan (bosquejo con excelente material), tienes que tener la disciplina de no permitirte de introducir material extra en tu sermón.

Como predicador, yo hago excepción de esto como una vez en cada mes o dos o tres. Casi siempre tengo todo lo que voy a presentar escrito enfrente de mi. ¿Cuando hago excepción a esta regla? Normalmente, veo caras de duda o confusión sobre algo que dije en el sermón, y me doy cuenta que lo que acabé de decir no hizo mucho sentido. Si revisas tu sermón una o dos veces antes de darlo, lo identificarás estos lugares y los corregirás antes en tus apuntes para que no sea necesario de añadir material o explicación adicional.

Ahora para contestar la pregunta de qué cosas son los que causan el sentir de progreso hacia a un fin en un sermón. Primero, es la disciplina en el predicador que no va a vagar de su material preparada. Segundo, les das el bosquejo antemano. Esto es algo fijo que en sus mentes les causa que ellos entienden que hay nada más una cantidad limitada de temas, secciones, o material que será dada hoy en este sermón. La idea que no está echando más al momento es muy importante. La cantidad es fija, limitada.

Tercero, eres muy vocal y específico en anunciar los “postes que marcan el progreso.” O sea, con un número fijo de marcas (vamos a decir 3 o 5), y con progreso razonable (5 marcas en 50 minutos son 10 minutos por marca, y mejor dicho 8 si hay introducción y conclusión), entonces se mide muy bien el progreso de tiempo. Se siente el progreso. Cuando fue anunciado que hay 9 puntos de tu sermón, y en 30 minutos no has pasado el primero, hay una desesperación tremenda que se cae sobre la congregación. (Piensan, “A ver, 30 minutos por minuto, ¿el sermón tardará 4 horas? Tengo que levantarme antes de esto y irme, entonces, mejor 40 minutos en el sermón que luego.”) No quieres la gente pensando y buscando a que momento u oportunidad puedo salirme de esta cosa.

Otra vez regreso a mi uso de un folleto que creo para cada sermón. Normalmente tienen 6 a 9 secciones, y estos son sin ninguna sub-sección en ellos. Cuando paso una sección en 5 minutos o menos (5 por 9 es 45 minutos, razonable para un sermón), hay esperanza no frustración.

6. Una sugerencia sobre puntos largos

A veces yo he hecho sermones con un punto que va a durar 15 a 20 minutos, pero tienen 3-4 otros puntos. Siempre es mejor de poner este punto a final si es posible. Si no, diles abiertamente que este punto es muy largo, y los demás son más cortos. Otra vez da confianza que no todos son largos.

7. Una sugerencia sobre sermones con muchos puntos

He predicado sermones de 12 a 15 puntos a veces. En estos sermones, nada más me salen así. No veo estructura para hacer puntos mayores y menores. Normalmente cada punto tiene un solo versículo, y normalmente no estos versículos no son muy envueltos para que necesiten mucha explicación. Cuando tengo un sermón así. les digo desde el principio, “Ten 15 puntos y no sub-puntos, y un versículo a cada punto.” ¿Por qué les digo así? Porque esto les ayuda a ver el fin de todo sin espantarse.

Originally posted 2012-05-09 13:00:39. Republished by Blog Post Promoter

Pecados Mortales de una Iglesia Muerte

 

____________________

1. Introducción

El mundo constantemente nos presenta con una idea de “éxito” que es básicamente dinero, grandes estructuras, mucha gente, y fama. Muchas veces la iglesia se cae en esta idea del éxito en lugar de lo que la Biblia presenta.

Éxito en la Biblia es de cumplir con la voluntad de Dios. Muchas veces la voluntad de Dios es el opuesta de esta idea mundana de éxito. Jesús no empezó una gran organización donde él era el presidente de una organización mundial con mucha fama y dinero. La voluntad del Padre celestial era que muera. Ni siquiera en su momento de entrego y muerte hubo una pequeña batalla entre sus discípulos y sus enemigos, sino que murió solo.

Iglesias muertas son iglesias que no tienen la vida espiritual de una iglesia buena. Sus lideres y miembros han perdidos mucho de lo que define esta vida por varias razones, y empiezan a buscar “los rastros de vida” de una buena y viva iglesia, pero buscan en lo incorrecto. Lo correcto es de arrepentirse de sus pecados delante de Dios, dejando su propia voluntad, y de abandonar esto y perseguir con ganas su relación espiritual con Dios, y echarse totalmente en ella. Continue reading

Originally posted 2011-05-28 17:12:38. Republished by Blog Post Promoter

Entendiendo el Evangelismo

Por Pastor-Misionero David Cox

1. ¿Qué quiere Jesús de nosotros?

La misión principal de Dios a los discípulos es de seguir la obra de Dios. Esto tiene como “su corazón”, el evangelismo. Vemos de Marcos 16:15-16; Mt. 28:18-20 que Dios mandó la iglesia de evangelizar. Esto no tiene que ver con éxito sino con hacerlo, ni modo el éxito o fracaso de ello de nuestro punto de vista.

2. ¿Qué es éxito en el evangelismo?

1. 1) Cumplir con la voluntad de Dios.

Contrario a lo que muchos piensan, éxito no es de tener mucha gente, mucho dinero de ellos, y fama. Éxito es de cumplir fielmente con la voluntad de Dios. La Biblia nos indica que hubo pocos que respondieron al evangelio en la iglesia primitiva, Mt. 7:13-14; 13:18-23.

Nuestro punto de vista no debe ser, ¿Estamos creciendo? sino ¿Estamos trabajando? Efe. 4:11-16

2. 2) Ser fiel al evangelio y la sana doctrina.

Aparte de actualmente evangelizar, según tenemos que ver “¿qué evangelio estamos dando?” Fidelidad al mensaje entregado a nosotros por los apóstoles es lo que vemos aquí.

Jesús mismo fue rechazado mucho más que fue recibido. Jn. 1:11-13 Ezequiel predicó a la gente de su día, y Dios le avisó antemano que no iba a tener mucho éxito. Eze. 2:1-7; 3:4-9. Noé predicó por 100 años, y no ganó a nadie más que su propia familia. Pero ni modo la falta de éxito como queremos, Dios quiere que esta gente tienen un testimonio para que no hay excusa en el juicio.

Elías, Noé, y Jeremías cumplieron su misión de testificar, aun si tuvieron pocos resultados en los ojos de los hombres.

3. 3) Éxito para nosotros es de tomar las oportunidades que se presentan.

El patrón espiritual en el Nuevo Testamento es de siempre tomar las oportunidades de predicar y evangelizar que se presentan. Hechos 17:17; 20:20-21. No debemos buscar a otros de hacerlo, sino nosotros mismos debemos saber cómo y hacerlo. Si no sabemos como, debemos aprender, y llevar la gente a otros hasta que sabemos.

4. 4) A veces es progreso de perder gente estorboso.

A veces hay gente inconversa que son miembros prominentes o aun ministros o pastores. Es ganancia a perder estos que dañan a la obra de Dios. 3Jn. 9-10

5. 5) Éxito a veces es fidelidad y piedad en los miembros, más que grandes números de personas.

Ro. 16:17-18 Dios hace que evangelismo funciona por medio del ejemplo espiritual del quien lo anuncia. Entonces, no podemos dejar de evangelizar porque tenemos mal testimonio, sino corregir nuestro testimonio primero, y cumplir con el testimonio a otros en evangelizar.

Es un factor negativo cuando tenemos vidas tan malas, tan problemáticas y conflictivas sin resolución y sin paz, y luego anunciamos muy campantemente que somos cristianos. En luego de atraer gente a Cristo, repulsamos estos de querer a acercarse a Dios.

Originally posted 2012-05-29 20:28:46. Republished by Blog Post Promoter

La Corrida de un Sermón

1. Introducción

Muchas veces escucho a sermones de otros, especialmente los que no predican cada domingo, y pienso, “¿Qué pasó? No te dejan predicar tanto, entonces quieres darnos 2 o 3 sermones en uno, y se ve esto por la cantidad de material que presentas y por el tiempo que sobre pasas la hora?

Como pastor de mi propia iglesia, y como misionero que constantemente estoy predicando en iglesias ajenas, estoy muy sensitivo del tiempo de un sermón. Primero déjame confesar que he predicado a veces, hasta una hora, y hay en (mi pasado espero primero Dios) sermones que me ha durado por una hora y 20, hasta una hora y media. No considero estos sermones mucho éxito a la verdad. Tuve demasiado material para un solo sermón, y en un punto, empecé a dividir el sermón en dos partes (que tampoco funciona bien), y al final, es mejor reducir el material en el sermón.

En esta entrada de blog, quiero hablar en serio con los predicadores allá que me escuchan. Cuando examinas a profesionales que hablan en público, no ves profesionales que no se preparan bien por un evento de oración secular. Hasta que dan su discurso en su oficio a solas para que ven “como sueña” y “que tanto que dura.” Si permites a tu propio oído juzgar, ya puedes discernir problemas aquí.

Hablamos de la “corrida de un sermón”, hablamos de como tú, como administrador de tiempo dado y arquitecto del sermón, como tú divides el tiempo. Primero, vamos a hacer referencia a mi blog anterior, la Duración de un Sermón, y esto habla de varios elementos que debemos considerar seriamente. A final de cuentas, un sermón “normal” para la mayoría de los pastores debe ser entre 35 hasta 50 minutos. Si eres el pastor o predicador quien predica cada domingo, tal veces decides por ti mismo la cantidad de tiempo adecuado, y tienes toda la razón. Pero si no eres “el dueño del púlpito” o el “encargado principal” de las predicaciones, debes limitar tu tiempo para no fastidiar y frustrar la congregación.

A la verdad, causarás más daño con un sermón aburrido y largo que cualquier bien que puedes presumir de hacer. Primero la congregación te dejó de hacer caso de tu mensaje ya atrás en la marca de 45 minutos o antes (si eres aburrido). Segundo, condicionas a la congregación con una mala reacción en contra de los que predican, causando la congregación de ser fastidiado muy rápido. Tercero, de no prepararse y disciplinarte de predicar en una forma excelente es de insultar a Cristo. Es Su púlpito, y eres invitado allí, y no haces lo que quieres. Aunque la mayoría de las congregaciones allá en el mundo no te pedirán a bajarte o terminar, ni tampoco se levantarán a salir, no debes abusar de tu oportunidad de ministrar por Cristo.

Déjame decirte que simplemente practicando tu sermón (aun en voz baja en el baño) es una buena forma de aprender de disciplinarte como predicador. Predícalo exactamente como en el púlpito, y usa tu reloj para ver el tiempo. Recuerdas, no será más rápido domingo en la mañana, entonces reduce el material.

Ve Usando Bosquejos para la Congregación

Como predicador, yo escribir todo mi sermón con bosquejo, versículos que voy a leer, etcétera. Si me sale 7-8 páginas, con espacio entre los parágrafos, a una letra grande para que lo leo (no leo de la Biblia en mis sermones normalmente porque mi vista está acabando y no veo bien), entonces me durará 50 minutos hasta una hora el sermón. Ya aprendí esto. Cuando me preparo para el sermón, leo todo, pero en el púlpito, leo solamente el bosquejo y los versículos, y nada más. Todo lo demás que he escrito paso por alto.

Quitando “todo lo demás” y reduciendo los versículos a solamente sus citas, todo debe caber en una sola hoja. (Esta versión usó en el reproyector para la congregación de seguirme mientras predico.)

He preparado sermones así, y sé que 4 páginas me va a durar 25-30 y más que 7, tengo que correr muy rápido, y aun así me paso el límite de tiempo. Cuando hago todo el sermón, y ya está terminado, veo que excede 8 páginas hasta 12 páginas, tengo que quitar material, o dividirlo en dos diferentes sermones.

Nunca lleva más material que es lo que vas a predicar. Haz la decisión de que será presentada en tu oficina, y borrar lo demás, o copia lo demás a un archivo para usar luego en otra ocasión.

2. ¿Cómo vas a dividir tu tiempo?

No sé porque predicadores no pueden hace este cálculo, pero es fácil. Entonces voy a hacer esto aquí para que veas. Contamos minutos del momento en que subes al púlpito hasta que te sientes de nuevo. Al subirse es minuto cero.

Si tienes 40 minutos, vas a tener una introducción a tu tema, y una conclusión. Lo famoso aquí es el predicador nervioso y inexperto que sube al púlpito, y por su nerviosismo, empieza a hablar “antes” de su sermón. O sea, está hablando tratando de quitarse los nervios, pero no es su introducción. Cuando se calma algo, empieza su sermón. Con unos, ya pasa 10 o 15 minutos con esto y la introducción. La introducción básicamente es, “El tema de mi sermón es el bautismo de Jesucristo.” Tarda segundos de decirlo, pero estos ya pasaron 15 minutos a llegar a esto, y aun con tanta vagar, ni declararon firmemente el tema.

Si tomas 5 minutos para la introducción y conclusión (10 minutos total), entonces tienes nada más 30 minutos restantes. Para un sermón de tres puntos principales, debes dividir estos 30 minutos en 10 minutos para presentar cada punto y transición al próximo.

  • Un sermón de 3 puntos: 10 minutos/punto
  • Un sermón de 4 puntos: 7.5 minutos/punto
  • Un sermón de 5 puntos: 6 minutos/punto

Así es como debes ver tu bosquejo, no que tienes todo el día para plantear las ideas y terminarlo.

Ahora, si fuera nada más así, será más aceptable, pero no es nada más así. Hay sub-puntos. Con un sermón de 3 puntos (10 minutos por punto), entonces cada punto tiene 3 sub-puntos, y entonces, tienes que tratar con cada sub-punto en 3 minutos.

Sermón de 3 puntos (10 minutos cada punto y sub-puntos)

  • 2 sub-puntos – 5 minutos cada subpunto
  • 3 sub-puntos – 3 minutos cada subpunto
  • 4 sub-puntos – 2.5 minutos cada subpunto

Sermón de 4 puntos (7.5 minutos cada punto y sus sub-puntos)

  • 2 sub-puntos – 3 minutos cada subpunto
  • 3 sub-puntos – 2 minutos cada subpunto

Dudo que aun expertos predicadores pueden tratar un subpunto y leer un versículo en menos que 2 minutos.

Sermón de 5 puntos (6 minutos cada punto y sus sub-puntos)

  • 2 sub-puntos – 3 minutos o menos cada subpunto

3. Eliminando lo no necesario

El punto aquí es de que ves que tan poquito tiempo realmente tienes. No hay tiempo de vagar en cosas que no vienen al punto. ¿Qué cosa avanza tu tema, que cumple tu propósito? ¿Qué cosas se echan a perder tu tiempo?

1. La presentación de demasiado versículos.

Cuando realmente captas las limitaciones de un sermón buen hecho, tienes que recortar todo que no sirve tus propósitos. Empezamos con versículos.

Personalmente no quiero escuchar a un sermón que no expone la Biblia. Para mi como cristiano obediente a la autoridad de la Palabra de Dios, es una perdida de tiempo. Entonces un buen sermón debe tener versículos, y debe tener muchos. Habiendo dicho esto, no te caes en el encanto de por tener y leer muchos versículos, el sermón es bíblico o bueno.

Lo que necesitas no es muchos versículos, pero versículos que son excelentes presentaciones de tus puntos, en que hablan por sí mismo, demostrando exactamente tu punto (o sub-punto) sin mucha explicación. Casi siempre es necesario un poco de explicación del versículo, pero en tu preparación y apuntes, busca 4-8 versículos para cada punto o sub-punto. En un punto de pulir el sermón, examina cada versículo hasta que encuentras uno que mejor presenta la idea, usa solamente este versículo y quitar los demás.

O sea, cada sermón debe tener versículos porque esto es lo que se trata, lo que quiere Dios decirnos. Pero igualmente, un excelente sermón no es una cadena larga de versículos donde lees los versículos uno tras otro sin explicarlos, ni tampoco hay tiempo para presentar ideas y respaldar estas ideas con la Palabra de Dios si tienes demasiados versículos en cada punto y sub-punto. Un sermón excelente es uno que tiene un versículo que demuestra el punto o sub-punto de tal forma que nadie puede refutar la idea del punto. Normalmente, debes buscar a lo menos un excelente versículo por cada punto, y a lo mucho 3 versículos por punto, y dejar los demás con nada más anotarlos o para tus apuntes.

2. La falta de preparar lo que vas a decir

Cuando escucho un sermón que va aburrido, y parece que nunca va a terminar, anoto la material que el predicador está presentando y su tema. Yo soy predicador, y he predicado sobre muchos de estos mismos temas. En ver las cosas de mi punto de vista, muchos sermones “pobres” o “aburridos” o “confusos” son realmente buenos sermones que el predicador lo echó a perder.

Esto viene porque no es capaz de presentar las ideas correctamente, no encontró buen respaldo de versículos y lógica, o simplemente no echó ganas suficiente. Lo que realmente me molestó de estos cuando estos predican así en mi iglesia es que “se queman” el predicar y la iglesia para mi gente.

En la mayoría de las veces, si el predicador hubiera predicado el sermón en su casa una o dos veces, o hubiera predicado y grabado su sermón, y luego escucharlo de nuevo, se puede ver la falta de técnica o habilidad en la presentación. Muchas veces lo que necesita es de predicarlo lentamente, y luego buscar las palabras más concisas y claras para su propósito, eliminando elementos de su sermón que distraen o confunden el tema principal de su sermón. Estos normalmente “no paga el precio” para predicar un buen sermón y la gente no quiere oírles más.

Es mejor de predicar una o dos veces al año, y que sea un excelente sermón, que una docena de veces y cada vez es mediocre.

3. Anécdotas y ilustraciones no necesarias

Lo que marca el predicador inexperto es que quiere copiar a buenos predicadores, pero nunca puede discernir los elementos que hace un sermón “excelente”. No es gritar, no es tener bromas y chistes. No es la personalidad carismática. Es un mensaje de Dios que es presentado claro, con fuerza, y con concisión.

Personalmente no me gusta usar anécdotas y ilustraciones mucho. No es porque no sé hacerlo, sino que la mayoría de lo que he visto en esta área es distracción y no ayuda el mensaje principal del sermón. Por “tener una ilustración” buscan una ilustración en una forma (distante y confusa) toca el mismo tema del sermón, y insertan esta material.

Una ilustración debe ilustrar. Pero ¿ilustrar qué? Nunca usas una ilustración si no clarifica y hace más agudo el mensaje central del sermón (el tema) o el punto. Igual con anécdotas que a la verdad desvían del punto en lugar de ampliar el punto.

Hazte la prueba. Lee tus apuntes con la ilustración o anécdota y sin ella. ¿Se entiende el punto igual con o sin? Quita este elemento por cuestiones de tiempo. Si absolutamente vas a debilitar tu punto si quitas este elemento, entonces déjalo como parte. No es pecado tener un sermón sin ilustración ni anécdota.

Lo que no hace tu punto mejor con fuerza, distrae. Lo que no aclara bien, neutraliza por diluir lo bueno.

4. Entendiendo la corrida de tu sermón

Cuando terminas de estudiar y componer tu sermón, cuando tienes tu bosquejo y apuntes ya terminados, necesitas analizar “la corrida de tu sermón.” Ve la duración de tu sermón, y si no es 40 minutos, quita material. No seas tentado de dejarlo en tus apuntes, y “quitarlo si no corres corto de tiempo.” Haz las decisiones de que queda y que sale de tu sermón en tu oficina antemano, nunca en el púlpito.

Opta por predicar un sermón corto en lugar de abusar tu oportunidad con alargar. Es demasiado fácil de “nada más 5 minutos más”, y luego estás al punto de hora y media o media hora o más pasando cuando deberías haber terminado.

Un buen sermón tiene su tiempo de terminar dependiendo de la gente, la ocasión, el ambiente, el predicador, el tema, la arte de componer y presentarlo, etcétera, pero una vez que pasas este tiempo perfecto, cada palabra más causará el buen efecto que pudrías hacer hecho de desaparecer, quedando coraje, frustración, y malestar en la gente que te oyen.

Originally posted 2012-05-02 12:33:17. Republished by Blog Post Promoter

Sermones que Impactan

Una de las metas de cada predicador es de hacer sermones que impactan a la congregación. El primero y más importante elemento de un sermón que impacta es que el predicador entiende y usa el principio que la Palabra de Dios es el poder, no el predicador ni su sermón (esfuerzos). Si entendemos esto, entonces usamos las Escrituras en una forma distinta en el sermón. El elemento que cambia gente no es una broma, una ilustración, o un detalle personal, sino la exposición clara y simple de la Palabra de Dios. Solamente esto puede cambiar gente para la eternidad. Continue reading

Originally posted 2014-02-12 12:55:55. Republished by Blog Post Promoter

TJ: Sobrevista de los Testigos de Jehová

Los Testigos de Jehová

Nota: Esta página va a ser desarrollada sobre tiempo con nuevos temas y desde aquí, habrá más páginas explicando estos puntos.

1. Introducción

Los Testigos de Jehová (según ellos mismos) son la única iglesia fiel a Dios. Según ellos, todas las demás iglesias, movimientos religiosos, y grupos (denominaciones) han salido del camino fiel de Dios. Hay unas presunciones que ellos hacen que es importante de recordar mientras que uno examina el movimiento de “la Sociedad”.

2. 1.) Ellos son expertos maestros de la Biblia

Es importante de siempre recordar que ellos mismos dicen e insisten que no son como otros grupos religiosos. Por ejemplo, los Bautistas dicen que tienen la verdad, porque sacan sus creencias y prácticas de interpretación de la Biblia. Si la Biblia no dice nada sobre algo, y no da principios generales, no hay que insistir en una forma religiosa sobre el asunto. Los Bautistas también dicen que según SU CONOCIMIENTO (o sea, según principios de interpretación fiel y válida, y según los textos de los manuscritos que parecen más fieles a los originales, y según cualquier influencia de la arqueología más reciente, hacen una interpretación, y si todo está bien, es lo que Dios quiere que sabemos.

Los Testigos no usan esta forma. Porque a la verdad, todo el debate es en la interpretación correcta de las Escrituras. Para los Testigos, los presidentes de “la Sociedad” (de la Atalaya) han recibido revelación extra-bíblica, y ellos tienen la palabra final sobre lo que es la palabra de Dios y su interpretación. Esto entre en el mismo problema que los católicos, porque sus dogmas y declaraciones se contradicen entre sí, y luego entonces, ¿Cuál de las dos o más versiones de “la palabra absoluta de Dios” es o era realmente de Dios? Se contradice entre sí en el presente, entre sí cuando ves lo que enseñan hoy y ayer. Si todo sigue como su historia, mañana también será doctrinas diferentes de ayer y de hoy.

Además, su historia y presente es plagiada con errores graves, de la forma más problemática para ellos. Por ejemplo, ellos predijeron que Jesús iba a regresar a la tierra en los 1800s, y no pasó, y luego cambiaban la fecha varias veces, y al final, admitieron que no es sabio de “poner fechas” (del regreso del Señor Jesucristo). Pero aunque admitieron que sus profecías no cumplieron como ellos dijeron que Dios les dijo, lo que es importante es de ver sus fallas en la luz de error tras error, profecía no cumplida tras profecía. Como experto maestro, son una fraude. Son sin confianza, y son simplemente engañosos, sin confesar sus errores, y sobre todo, nunca admite que no son expertos.

Los Testigos llevan su autoridad al grado de definir la salvación por ser dado a los que estudian con ellos. Para ellos, nadie puede ser realmente salvo si no está bajo la enseñanza de los Testigos (la Sociedad), y sin obedecer a ellos. Esto es una marca muy clara de una secta falsa del cristianismo. Otra marca de una secta es que quieren separar los demás grupos de ellos, que solamente ellos tienen la salvación.

3. 2.) Su evangelio no es de la Biblia.

¿Qué es “el evangelio de alguien”? Siendo personas religiosas, “su evangelio” es la cosa (punto doctrinal) más importante de esta persona. Es lo que a la persona le gustaría dar a personas en el mundo cuando cruce camino con otras personas desconocidas.

El evangelio de Pablo por ejemplo era que Cristo murió en la cruz para salvarnos, y resucitó el tercer día. Por explicar que cada uno somos pecadores, destinados para el infierno, y solamente por creer o tener fe en Jesús como nuestro Salvador, podemos ser salvos.

La primera y más importante punto religioso de los Testigos es obviamente “estudie con nosotros”. Su evangelio es simplemente, “Somos el instrumento de Dios para la salvación del mundo de sus problemas, y por medio de estudiar nuestras doctrinas y salirse a la calle a involucrar más gente en lo mismo, puedes ser salvo.

Aunque si preguntas con presión si creen que Jesús murió en la cruz para la salvación de las personas, van a decir que sí, pero este punto doctrinal no es su evangelio.

4. 3.) Legalismo y control

Los Testigos de Jehová es simplemente una secta moderna. Toma la forma de una secta donde el concepto de la libertad cristiana no existen realmente entre ellos. Quieren controlar las vidas de su gente hasta los detalles. Igualmente su sistema de creencias se base sobre obras, en que para ser salvo o para estar bien con el grupo, uno tiene que cumplir con el legalismo de ellos mismos.

 

Originally posted 2013-04-16 08:25:16. Republished by Blog Post Promoter

Porque gente deja tu iglesia

En la encuesta en el Biblical Recorder, encontraron las siguientes razones porque gente dejan una iglesia:

1. La iglesia no estaba ayudándoles a crecer espiritualmente (28%).
2. No sintieron que tuvieron trabajo espiritual significante (20%).
3. Porque los miembros fueron críticos unos de otros (18%).
4. Porque el pastor no era un buen predicador (16%).
5.  Hubo demasiado cambios (16%).
6. Porque los miembros parecieron hipócritas (15%).
7. Porque esta iglesia no pareció que Dios estaba trabajando allí (14%).
8. Porque la iglesia fue controlaba por un grupito que se disgustó otros metiéndose (14%).
9. Porque el pastor fue muy crítico de otros (14%).
10. Porque el pastor pareció hipócrita (13%).

tomado de http://www.ministrybestpractices.com/2008/03/top-10-reasons-people-leave-your-church.html

Originally posted 2011-05-25 15:28:00. Republished by Blog Post Promoter

WordPress theme: Kippis 1.15