Resolviendo el “Burnout” y Estrés

Resolviendo el “Burnout” y Estrés es un artículo por un misionero sobre las presiones sobre un pastor misionero en el campo extranjero.

¿Qué es el burnout?

Esta palabra viene de quemarse en inglés. Significa que por hacer sus deberes bajo mucha presión llega a no servir más por ello. El ministerio mismo causa la persona de no seguir en el  ministerio.

Según lo que vemos en la Biblia, así no debe ser. Hay problemas atrás de esto y tenemos que entenderlos.

La Presión del Ministerio

Cuando uno es en el ministerio del Señor en cualquier lado, es lo mismo. Primero de convencer la gente de la salvación no es fácil. Segundo de hacer la gente de ver que tienen que rendirse sus voluntades para hacer la voluntad de Dios es muy difícil. Esto es si uno mismo puede entender la Biblia para saber antes de hablar con otros.

Para entender correctamente el ministerio, realmente no sirvamos a la gente sino a Dios. Servimos a Dios por ministrar a su pueblo. Esto es una situación difícil porque necesitamos a decir al pueblo el mensaje de Dios, que muchas veces no quieren recibir o no quieren obedecer. Peleamos con el pueblo de Dios para lograr los propósitos de Dios, que es el enfrentar el pecado y animarles a obedecer la Palabra de Dios.

Entonces hay tensión constantemente. Muchas veces, los mismos que estamos alcanzar tanto son los que se molestan con nosotros y se van de la iglesia o se ponen a atacar a nosotros.

Su Llamamiento

No todos son adecuados para esta tarea, y uno necesita ser llamado. Mientras que hay multitudes que quieren decir a otros como vivir sus vidas y lucir enfrente de todos en los cultos, hay muy, muy pocos que están dispuestos a pagar el precio a decir esta gente la verdad constantemente.

Ofendimos por hacer nuestro trabajo, y luego tratamos a de animarles para no perderles. Es muy difícil de hacer. Muchos simplemente no tratan con problemas o situaciones delicados, y son buenos pastores pero no hacer la obra de Dios.

Ministros inconversos

Hay también ministros que ni si quieren son realmente salvos. Uno puede ser un buen ministro en los ojos de una congregación y no ser salvo, y ni entender ni tratar mucho con el corazón pecaminoso. Personalmente he conocido personas así. Se ve porque en la furia de problemas graves, se marchan del ministerio sin dos pensamientos de salir de ello.

Un Buen Ministro que se Acaba

La solución para que el ministerio no se acabe un buen ministerio es que la gente le trata bien. Uno recibe regaño y exhortación igualmente sin ofenderse. A veces las palabras pegan duras, y a veces no es el problema de uno, pero son buenas palabras por todos modos.

La congregación de una iglesia debe cuidar a su pastor para no perderle. Hay muchos pastores malos, inexpertos y ignorantes en las iglesias. Si tienes la mala suerte de estar en una de estas iglesias, vas a bendecir a Dios por un buen pastor aunque a veces te pisa los dedos de tus pies.

Muchas veces lo correcto es de sacrificar económicamente para su vida personal. Pero muchas veces cosas pequeñas son muy buenas para animarle de seguir adelante. Por ejemplo, invitándole a comer con uno, una cosa que cocina como pan o postre.

De punto de vista del Pastor

Actualmente, tenemos que ser realistas en ministrar. Esta gente no son nuestros hijos y hijas. Somos encargados para ver se bien espiritual. Muchas van a responder favorablemente a tus exhortaciones y tus regaños. Pero ni modo como responden y reaccionan, es nuestro trabajo y tenemos que ser fiel al Señor Jesucristo porque Él murió para nosotros. No hacemos lo que hacemos porque la gente nos ama. Eres afortunado si tu congregación te ama. Pero no es esencial para hacer el trabajo.

Resolviendo el “Burnout” y Estrés

Más Artículos sobre el Ministerio


Ayúdanos mantener nuestros sitios en el Internet por comprar unos de mis libros. Falso Evangelio de la Prosperidad $9 dólares E.E.U.U.

Esta entrada ha sido publicada en El Ministerio y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Buena Materia para Predicadores #1
El Patrón Divino en Enseñar Moralidad
Cien Pasajes Esenciales para Predicar
Homilética el arte de la predicación
10 Consejos para preparar sermón expositivo.