¿Cuál es el propósito de un sermón? Parte 1

¿Por qué predicamos? ¿Cuál es el propósito de que prediquemos un sermón?
Parte 1

Por el pastor David Cox

Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4 (Todos publicando en diciembre 2023)

Aunque parezca una tontería preguntarlo, la respuesta puede resultar sorprendente. ¿Por qué predicamos el domingo por la mañana a un grupo de personas? Si no entendemos lo que estamos haciendo y por qué lo hacemos, nunca podremos hacerlo bien ni de manera excelente. Sin involucrarnos demasiado en toda la Biblia, intentemos aclarar por qué predicamos un sermón.

Es artículo por Pastor David Cox es traducido por Pastor Cox, y el original en inglés se encuentra aquí.

Propósitos bíblicos de la predicación,

David Padfield enumera algunos propósitos bíblicos de la predicación… (Los comentarios son míos)

1. Para explicar las Escrituras – Hechos 8:34, Felipe explicó Isaías 53. Este es el corazón de toda predicación, tomar las mismas palabras de Dios y explicarlas de manera que el oyente pueda entenderlos. Neh 8:7-8 Para leer claramente el libro, les dieron el sentido, les ayudaron a entender la lectura. Hay dos claves aquí:

a.) las mismas palabras de Dios deben formar un punto de partida prioritario para cada sermón, y deben formar el núcleo central del mismo. Un sermón es un fracaso si no ha presentado LAS VERDADERAS PALABRAS DE DIOS, o si ha restado énfasis a estas palabras. Nota: Abarrotar una multitud con lo que parecen mil abejas, dar muchas referencias de versos sin contexto ni explicación es tan incorrecto como no mencionar ningún verso. De la misma manera, leer un versículo y luego seguir hablando sin explicarlo está mal.

b.) El trabajo del predicador es explicar o exponer estas mismas palabras de Dios. El predicador ha fracasado totalmente si no hace entender al pueblo el mensaje de Dios, y de la misma manera si no aplica de manera real los principios espirituales del mensaje divino.

2. Levanten las Escrituras como luz. La Biblia nunca se defiende en cuanto a su autoridad. Su autoridad proviene de ser el mensaje divino de Dios, y el derecho de Dios a declarar, dictar y dominar nuestra vida nunca se razona. Simplemente, es porque Él es nuestro Creador y Dios. La Biblia dice que el conocimiento de la verdad os hará libres, Juan 8:32. El medio o instrumento que utilizan los predicadores para arreglar el pecado y los problemas de las personas e instalar la salud espiritual es la predicación de la palabra de Dios. ¡Tienes un problema, predícale! La fuerza lógica de la Palabra de Dios es lo que cambia nuestras vidas. Las emociones hacen que esas promesas sean reales para nosotros, pero las emociones por sí solas no pueden cambiarnos. La comprensión es un elemento central de este trabajo.

3. Molestar a las personas en Error. El ejemplo de la Escritura (como Pedro, el día de Pentecostés, Hechos 2) es atacar directa y audazmente el error de las personas. Los predicadores bíblicos en el Nuevo Testamento nunca se preocuparon por ofender a las personas que los escuchaban porque esa es la única manera en que cambiarán para obedecer a Dios, entendiendo primero que están en oposición directa a Dios y que necesitan cambiar su posición equivocada. La predicación positiva no es predicación bíblica, porque el pecado del hombre es negativo, y debemos comenzar por ahí, diciéndole al hombre que su pecado es pecado, negativo. Solo cuando una persona reconoce su «incorrección» ante Dios podrá cambiar espiritualmente a la «rectitud».

4. Cristo es la única esperanza del mundo. 1 Corintios 2:2 Había una singularidad de Cristo como único remedio para los problemas de la humanidad en la predicación del Nuevo Testamento. (Véase David Padfield El propósito de la predicación. The Purpose of Preaching en inglés).

Los sermones solucionan los problemas de la gente.

La realidad de la vida es que las personas son pecadoras y, debido a sus pecados, están alejadas de Dios. Los sermones son parte de la estructura (la iglesia es el marco externo de esta estructura) que Dios ha desarrollado y nos ha dado para arreglar lo que está mal en nuestras vidas.

Los sermones deben estar dirigidos a «arreglar lo que está mal en nosotros y en nosotros».

El punto aquí es que algunos predicadores han tomado el propósito central del sermón como una simple enseñanza. Toda enseñanza también tiene un propósito, y su propósito es ser utilizado en la vida para hacerte más útil y eficaz. Un médico estudia medicina para ser eficaz y útil como médico. Si analiza la medicina, encontrará que para las enseñanzas básicas de una facultad de medicina, probablemente hay cientos de veces más datos de investigación que son más o menos útiles, algunos aparentemente totalmente inútiles. Incluso si consideramos la predicación puramente como enseñanza (que no lo es), entonces consideramos que la enseñanza tiene conceptos claves centrales y utilidad (usar lo que se enseña) como una prioridad. En general, el pastor debe abstenerse de predicar o enseñar como comunicación de conocimiento frío y muerto a sus oyentes. Cada sermón y cada clase debe tener un propósito muy claro y abierto. Este propósito es «arreglar» o corregir algo que falta, está mal o no se ha hecho en la vida del oyente. Destacar la aplicación del sermón debería ser tan importante como predicar la palabra de Dios y no el Corán, el Libro de Mormón o el periódico.

Por lo tanto, existen dos guías que todo pastor debe seguir siempre: 1. Al enseñar o predicar cualquier material, el material no se desarrolla más que alguna aplicación débil que se busca después del sermón, sino que el tema central del mensaje del sermón debe ser el Lo primero a tiempo para entrar en el sermón, y debe guiar todo lo incluido y excluido en el sermón, y luego la aplicación debe deducirse claramente o fluir de ese tema.

Esto debe desarrollarse PRIMERO y luego desarrollarse material en torno a ese tema. No se reúne material sobre la vida de algún personaje bíblico, y después de tenerlo, se busca alguna aplicación poco convincente del mismo en nuestras vidas. Primero, debes estudiar el material por ti mismo y luego llegar a una conclusión espiritual. «Yo y mi pueblo deberíamos cambiar de esta manera». Todos los sermones deben tener un claro impulso moral para parecerse más a Jesús y menos a un hombre carnal.

A partir de ahí debes desarrollar tu sermón. Siempre debe haber un punto de cambio al final de un sermón mediante el cual se cambia el corazón y la vida del oyente. Una comunicación informativa no es un sermón, ni siquiera una clase. ¡Predica el fuego, no el hielo! Lo que calienta el alma de una persona, encendiéndola al cambio moral y a la obediencia a Cristo, ese es el resultado práctico de cada sermón.

¿Cuál es el Propósito de predicar? (Es en inglés) por Leah

Más Artículos en Clases para Predicadores

Esta entrada fue publicada en clases para predicadores. Guarda el enlace permanente.

Enfrentando Problemas en el Matrimonio por Pastor David Cox. Es un sermón en video sobre Cómo tratar y resolver problemas en tu matrimonio Temas I. Causas de los conflictos. | A. Uno de la pareja es inconverso. | B. Diferencias en metas y objetivos causan conflictos. | C. La Infidelidad adentro del matrimonio. | D. Uno va al Diablo, y el otro no quiere ir. | II. Viviendo con un cónyuge inconverso. | III. Separación o divorcio.Folleto pdf: (Nota este sermón es en powerpoint durante Covid. Abajo son vínculos para folletos similares pero ellos no son lo de este sermón) fam22 El Chicle del Matrimonio | fam32 Haciendo Estable tu Matrimonio.