Fases en creación del Sermón

Fases en creación del Sermón es una detallada explicación de cómo creas un buen sermón.

Introducción

Simplemente puesto, hay pasos para crear un buen sermón. No se cae del cielo ya hecho. Parte proviene de Dios, pero hay mucho trabajo necesario antes de que el mensajero se pare en el pulpito para dárselo.

Primero tenemos que entender que hay fases que el predicador debe usar para crear un buen sermón. Esto necesita tiempo, esfuerzo, y concentración. Sin que el predicador gasta lo suficiente para crear un BUEN sermón, lo que va a hacer en el pulpito va a ser un desastre.

Déjeme aclarar que estos elementos van a estar en cada preparación de un buen sermón. Unos pastores ponen énfasis en uno más que otro, pero es a su perdida de no hacer cada uno.

Fase 1 Recibir el mensaje desde Dios

Antes de nada, tenemos que aclarar que nosotros no creamos sermones ni tampoco moralidad de la nada. Esto es lo que hace un falso profeta. Lo que siervos obedientes a Dios hacen es que reciben el mensaje de Dios, y elaboran estos mensajes y presentan estos mensajes. Entonces es de suma importancia que estás recibiendo el mensaje de Dios y no de tu propia cosecha. Peor es el asunto es cuando usas el pulpito, el escritorio divino de Dios, para atacar personas y castigarles en una forma. Esto no es el uso correcto del pulpito, y si un predicador hace esto, entonces a la verdad debe renunciarle o ser destituido.

La primera cosa aquí es que sin oír, no vas a oír a Dios. Sin que tú estás buscando los mensajes de Dios, nunca vas a recibir el mensaje, o el mensaje correcto, o entenderlo bien. Entonces esto nos obliga como predicadores de estar orando mucho, leyendo nuestras Biblias mucho, y sobre todo estar atentos a la vida que Dios nos da. Esto es hablar con nuestra gente, y con otros en el mundo para entender los problemas que tienen, y luego nosotros estamos analizando las Escrituras para ver lo que Dios tiene que decir sobre estos problemas, temas, crisis, etc.

Vamos a examinar el hecho de predicar

El hecho de predicar es algo que aparece mucho en la Biblia. Toma dos formas: 1) enseñanza y 2) exhortación. Aunque hay tiempos en que el mensaje del predicar es muy distintamente uno o el otro, la mayoría de los sermones parecen de caer constantemente en uno. Hay predicadores que exhortan en todo, y hay otros que se nota que son maestros sobre todo. No digo que uno es malo o el otro es lo mejor. Pero un predicador debe meter los dos en sus sermones, y no debe irse a extremos de excluir uno de estas formas.

Recibiendo el mensaje de Dios

Simplemente, tienes que recibir el mensaje que Dios quiere que tú das en tu sermón esta semana. Cómo haces esto es adentro de uno mismo, pero el predicador tiene que estar vivo y activo en su mente con lo que habla Dios. Como pastor de 30+ años, Dios me habla cuando oigo a otros predicadores. A veces reacciono yo en contra de algo que oigo, y a veces quiero enfatizar el mismo punto espiritual que oigo en otro.

En otras veces, Dios me habla directamente de un versículo de la Biblia cuando esto leyendo las Escrituras. Como predicador, saco mi teléfono y me envío a mí mismo un email con la esencia del punto o con el versículo. Luego en preparar mis sermones, reviso estos emailes y los paso a documentos en preparación para predicación. A veces no puedo dormir (frecuentemente me acuesto a las once, y a la una me despierto). Dios me da un punto de un sermón o un tema y voy a mi escritorio, saco un bloque de notas en blanco, y escribo el punto. Frecuentemente ni enciendo la luz.

Muchas veces tengo que hablar con mi gente o cuando estoy testificando en la calle, y me encuentro a un Testigo de Jehová, un cristiano desorientado, etc. Sale puntos muy importantes que esta persona no está entendiendo de la Biblia. Por ejemplo, con un testigo de Jehová, dicen que el cielo no existe. Claramente la Biblia habla del cielo como el hogar de Dios. Entonces sí existe. Pero la persona no tiene concepto de la Biblia en lo que dice sobre el cielo.

Cómo puedes ver, la cuestión o el asunto de que si existe el cielo es muy importante, y escondido adentro de la cuestión salen otros puntos importantes, ¿Cómo es el cielo? ¿Por qué es tan importante? (es porque es el hogar o cede de Dios, y negando que existe es un golpe en contra de la existencia del mismo Dios), ¿qué es el acceso al cielo para los humanos?, ¿cómo vamos a estar en el cielo?, etc.

De explorar un tema con vareos sermones es muy bueno. Se llama una serie de sermones sobre el mismo categoría.

Propósito de Fase 1

No vamos a pasar a fase 2 hasta que tenemos un tema muy firme en la cabeza. Un sermón no empieza con buscar sermones en un libro o en el Internet, sino con el Libro de Libros, la Biblia, con Dios, con oración, y con meditación y reflexión de ti mismo, la vida, y los problemas de otros, especialmente de tus hermanos donde ministras.

Saliendo o terminando este fase puede ser rápido. Cuando observas algo de la vida, y Dios te da un versículo que soluciona esto, la mayor parte del sermón ya es hecho y hay nada más detalles después. Este proceso “escuchar” es algo el corazón y mente del buen predicador siempre está haciendo. Formas una carpeta de mensajes para desarrollar y dar.

La forma final que buscas es un tesis, cómo en la escuela. Es algo que es suficiente angosto que puedes tratarlo bien en el tiempo que tienes. Aunque el hacer series es bueno, es malo también porque no todos van a estar en todos estos sermones, y cada sermón debe ser muy suficiente en sí mismo para que no tengan de buscar sermones anteriores para entender el sermón de hoy.

El tesis debe ser muy especifico. Por esto, el tesis “Dios” es horriblemente ancha, y no puedes tratar el tema bien en una hora. Pero un atributo de Dios, Dios es misericordioso, se hace un buen sermón.

Fase 2 Recolectar Evidencias y Apoyo Bíblico

Una vez que tienes tu tesis, necesitas estudiar ahora, y esto empieza con la Biblia. Un buen programa de la Biblia como theWord es muy útil en esta fase.  Si puedes agarrar una palabra o dos, o una frase, entonces buscas en la Biblia todos los versículos sobre tu tema.

La Autoridad de la Palabra de Dios

Predicamos con la autoridad de Dios, entonces usamos la Biblia de convencer y educar a nuestra gente. Si empiezas esta fase y no puedes encontrar ningún versículo de apoyo tu tema, busca otro tema, porque probablemente tu tesis no es bíblico en sí.

Buscando en Google

Una vez que terminas esto, anotando importantes versículos, entonces ve a Google o DuckDuckGo, y buscas lo mismo con la palabra “versiculo” antes de tu frase de búsqueda. A la verdad, debería haber sermones ya hechos de tu tema, pero no vas allí todavía. Nada más páginas que tienen listas de versículos relacionado con tu palabra clase.

En el ejemplo arriba, si buscas ¨versiculos Dios misericordia¨o ¨versiculos Dios misericordioso¨ ¨versiculos donde Dios es misericordioso” vas a encontrar unas páginas que puedes juntar que tienen referencias a tu tema. (Nota que no necesitas poner acentos en buscar en el Internet) Ponlo todo en un documento Microsoft Word o LibreOffice y vas revisando si de veras hablan de tu tema. Tal vez unos hablan de tu tema, pero realmente no lo que es tu sermón.

La Regla de Acero para Sermones

Yo me impongo una regla de Acero para mis sermones, y esto es, si un punto de evidencia, o ilustración o anécdota no apoya el entender mi tesis o no convence el que oye mi sermón de mi tesis, esta cosa lo quito del sermón. Tal vez es muy bueno en sí. Lo guardo para otro sermón más hacia este versículo entonces. Pero el sermón de hoy no lo pongo.

La Regla de Pertinencia

Mientras que estamos hablando de reglas, hay otra regla que uso. El punto de esta fase es de coleccionar muchas evidencias, puntos, versículos, ilustraciones, anécdotas, y otros elementos que van en un sermón. Mientras que estoy haciendo esto, la idea es de tener unos 5-10 versículos de apoyo A CADA PUNTO INDIVIDUAL del sermón. Luego reviso esto, y si tengo 1 versículo, uso ello. Si tengo varios, reviso cada versículo y trato de usar solamente 1 o 2 versículos de cada subpunto en el sermón. Tiempo no me deja de presentar 3 subpuntos y 10 versículos y ilustraciones de cada uno. Más bien, un buen sermón se va a terminar en el tiempo que tienes, entonces un total de 3-4 subpuntos bajo el tesis, y 3-6 versículos entre ellos. Esto llenaría una hora normalmente.

Fase 3 Organizarlo todo para un presentación en un Sermón

Una vez que tienes muchos versículos, explicaciones, ilustraciones, capturas de comentarios, etc. entonces empiezas a organizarlo. Lo mas importante en esta fase es que hay relación de cada punto 1) con el tesis (pertenece y es bueno, o quítalo) 2) la evidencia abajo de cada punto es suficiente para demostrar la viabilidad y verdad de tus subpuntos.

Además el orden de presentación es importante, entonces vas a mover tus puntos de menos importante a lo más importante al final. Hay sermones en que todos los puntos llevan el mismo peso.

Debe haber una secuencia a tu sermón donde las cosas son lógicas. Debe haber una unidad de puntos. Todos hablan fuertemente sobre el tesis. Todos se integran al tesis, en que son lógicos los subpuntos y también la evidencia de Escrituras apoyan claramente el tesis y subpunto sin esforzarlos ilógicamente.

En unos sermones, hay subpuntos y explicaciones de versículos que no son válidos con las reglas establecidas de interpretar las Escrituras.

 Fase 4 Aprender el Sermón para presentarlo en la forma mejor

Cuando la mayor parte de hacer subpuntos, explicaciones, y evidencias (versículos) ya son terminados, necesitas “aprender” tu propia sermón. En este fase, no hay substituto de ensayar el sermón en vivo o en tu mente varias veces. O sea, vas punto por punto diciendo lo que vas a decir del pulpito haciendo ensayo en tu mente todo. Aquí hay cambios menores a tus puntos y la presentación. Si no te parece, cambialo en esta fase.

Para los que son nuevos a predicar, recomiendo que agarras tu teléfono o laptop y grabas tu sermón y cuando terminas, tocalo y escuchalo una o dos veces.

O sea, las metas aquí deben ser muy exactos:

1.) No hay errores de ortografía.
2.) Todos los versículos son checados para que sean la referencia correcta por el texto del versículo.
3.) Lo que quieres decir, ya está escrito en tus apuntes. No tienes necesidad de cambiarlo nada.
4.) Tu sermón es lógico del introducción a tesis, de tesis a cada subpunto, y la conclusión se enfoca en el tesis de nuevo.

Si hay cualquier parte que no suena bien, lo cambias antes de subirte al pulpito.

Fases en creación del Sermón

Más artículos de Creación de Sermones


Acciones de Gracias: Thanksgiving

Debemos dar gracias siempre al Señor por todo lo que nos hace.

Esta entrada fue publicada en clases para predicadores, Creación de Sermones. Guarda el enlace permanente.

Analizando el proceso de la fornicación

Sermones por Pastor David Cox

En esta serie de cuatro sermones, examinamos el proceso de la fornicación.

1. El Proceso de la Fornicación.
2. La Cosecha.
3. La Carnita
4.Definición de Fornicación.

Ve La asechanza del Diablo de la Trampa Bella