Tips para una buena reunión de negocios

Tips para una buena reunión de negocios

Por Pastor David Cox

Cómo dirigir una sesión de negocios en la Iglesia

Busca la bendición de Dios en todo lo que haces.

Contrario de pedir una bendición de Dios sobre lo que haces (tu voluntad), busca lo que Dios quiere concluir o decidir. Es muy fácil de creer que todo lo que queremos es la voluntad de Dios, pero pocas veces es así. Entonces entra la reunión de negocios con el simple actitud de que quieres encontrar dirección desde lo alto, y esto es tu propósito. O sea, sí, debes tener idea “a donde quieres ir” en la reunión, pero siempre debes (todos) estar listo para dejar tus ideas y preferencias para recibir lo que Dios indica por medio de la reunión.

Son muy diferentes, una reunión de hacer una decisión, y una reunión de informar a los demás lo que tú como pastor ya ha decidido. Maneja cada reunión diferente.




La iglesia, a la cual sirves, es compuesta de personas. Nunca pierdes de vista tu servicio es para ellos.

Muchas veces un pastor se pierde de vista la finalidad de todo, que es de servir a Dios por servir al pueblo de Dios. En lugar de convencer a los demás por la lógica y sabiduría de lo que están haciendo, queremos decidir nosotros, y luego esforzar a los demás de recibir y apoyar a nuestras decisiones. Es mejor de llegar a una conclusión, a una posición, o a una disposición por usar la sabiduría, conocimientos, y experiencia de los presentes. “Iglesia” no es, ni se cae ni se pone por un solo hombre. “Iglesia” es un grupo en conjunto que son salvos, y obrando la obra de Dios en conjunto. Implica que es igual de importante que hacemos las cosas en la voluntad de Dios, que el pastor lo hace solo.

O sea, los hermanos tienen que estar en la misma disposición, espíritu, etc. que los líderes, y los líderes lo mismo que el pastor. No tomas por insignificante que un líder (aun bueno que hace buenas decisiones) decide todo. Los demás tienen que entender el por qué, y tener la motivación bíblica igualmente que quien decidió.

Cuida la reunión enfocada.

En la mera reunión, no permites desviaciones sin es evitable, y insistes que la discusión se enfoca sobre los asuntos de la reunión, y la platica avanza. A la vez, siempre de suficiente tiempo para que los asuntos se discuten con claridad, y que todos presentes pueden participar y expresar su parecer sobre los asuntos.

A veces es necesario de cortar un hermano de platicar tanto. Si es necesario, hazlo con cortesía, indicando que podemos hablar de otras cosas después, pero necesitamos seguir la agenda de la reunión.




Si alguien se pone en oposición de los demás, no le cortas del grupo, indicando que su opinión no es importante. Toma tiempo y trata de entenderle a él tanto de hacerle entender tus posiciones. La comunicación necesita quedarse abierta, y por esto, no ofendes sin razón. Debemos aguantar a nuestros hermanos más débiles, y entonces incluye de ser pacientes con todos.




El objetivo de toda reunión o sesión de negocios es que TODOS llegamos a la voluntad de Dios juntos.

Anima participación.

Es muy mal de tener una reunión para decidir algo, y no dejas los demás de participar. O sea, cuando es una reunión de líderes para decidir algo, todos deben participar, y ser involucrado en el proceso de la decisión. Razones por qué hacen algo en una forma debe ser los puntos importantes de la reunión. Fallas en la lógica o en ser bíblico deben ser explorados por todos, incluso por el pastor, y incluso por los que le ayudan.

Si hay líderes en el grupo que no tienen experiencias, que son inocentes y ignorantes, que tienen un espíritu de contención y de constante debate sin realmente sea válida (pelean por gusto, no porque hay algo por medio), entonces esfuérzate todo que puedes para quitar ellos del grupo del liderazgo y poner personas quienes son interesadas en lograr cosas en conjunto en la iglesia.




Busca amplificar, complementar, y apoyar, no destruir.

A veces, las ideas de las personas (incluso del Pastor y de diáconos prominentes) necesitan ser rechazadas. Esto debe ser siempre una posibilidad en las mentes de todos, y dejarlo pasar (los líderes dejan que la experiencia y sabiduría de otros hacen sus ideas a un lado si es necesario). El punto importante es que la cosa sea la voluntad de Dios, y no importa de donde o por cual hermano vino la revelación.

En lugar de siempre ser contrario, busca puntos de apoyo con las Escrituras, puntos de experiencia y lógica que indican mejor un camino que el otro, y sobre todo, hazlo muy claro, las ideas de todos ponemos “sobre la mesa para discutir y examinar”. Una vez que está en la mesa, no es de nadie. No se ofende si rechazamos su idea, y no toma tanto a pecho que fuiste la persona que hizo la idea primera vez cuando la iglesia toma esta decisión. O sea, SOMOS TODOS parte del proceso, y la contribución de todos, sea buena o mala, es necesario y saludable. Entonces participa, pero no dejas ni rechazos ni logros hincha tu concepto propio.




Presiona para una conclusión, decisión, o posición.

Es bueno y agradable de sentarse alrededor de una mesa después de comer, y tomar café y discutir con queridos hermanos sobre las profundidades del universo. Personalmente, me agrada mucho hacer esto.

Una reunión de negocios no es esto, y no dejas que el ambiente sea de esto estilo. A fin de cuentas, las sesiones de negocios tienen un propósito. Es mejor de anunciar este propósito con la agenda de la reunión, y sigue presionando hacia a esto constantemente por todo la reunión. No dejas que se vaga a otras cosas. Destruirás todas las sesiones de negocios si lo permitas.




Crea un plan de implementar la decisión.

Es importante de entender que es la función de los líderes. Primero son calificados para hacer decisiones y representar a los demás de la iglesia. Si es así, entonces toman la responsabilidad de hacer esto, y deben examinar “todos los ángulos” de un asunto, y llegar a una decisión inteligente, que sea lo que Dios quiere. Su cargo es de representar y servir a Dios y al pueblo de Dios, y no salirse o dejar que la iglesia salirse de lo que es la voluntad de Dios.

Además de esta misión, las decisiones no son completas si no hay un instrumento o aparato para implementar la decisión. El proceso de decidir debe también abarcar a “cómo vamos a ejecutar la decisión entonces.” Igual como presionar para una decisión o conclusión, debes presionar para un plan de acción de como van a implementar la decisión final.

También, todos allí deben dejar al pastor o líder de la reunión de saber cuando cortar un tema o discusión, o cuando dejarlo seguir para examinar todas las opciones.




Pon fines a los procesos.

Los procesos de decisiones toman diferentes cantidades de tiempo y esfuerzo. A veces un asunto se discute, y luego necesitan más datos que implican otra reunión con tiempo suficiente entre ella y la reunión presente que coleccionan y investiguen los datos. Entonces no cortan el proceso sin necesidad, pero tampoco dejas el proceso andar sin fin.

Cada proceso de decisión necesita ser hecho con límites de tiempo. Es ridículo que una iglesia cambia maestros de escuela dominical cada septiembre, y un grupo toma la responsabilidad de decidir quienes van a enseñar, y se alarga el proceso a Navidad.

Pon límites o fechas y dedica tiempo y esfuerzo, y con lo que puedes hacer con esto en el tiempo dado, haz una decisión mejor que puedes.

Planea con precisión tu reunión.

En la reunión, hay gente que van a ser informadas de un asunto, luego van a discutirlo, y luego van a hacer una decisión. Es importante que tienes las personas correctas en la reunión, no incluir más que no tienen nada de ver con el asunto, y no excluyes nadie que luego ser ofendido por no ser invitado, o que pudo añadir cosas buenas al proceso.

Hazte la pregunta, “¿Quién DEBE estar en esta reunión?”




Haz público las decisiones y plan de acción de la reunión.

A veces hay cosas que son delicados y no quieres que toda la iglesia o especialmente todo el mundo saber. Pero como líder, necesitas mantener claridad y precisión en los procesos de decidir en la iglesia. Por decir, “haz público”, no quiero decir de anunciar todas las decisiones domingo del púlpito o que pones todas las decisiones en el Internet. No es el asunto aquí. Cada asunto tiene un límite de influencia, y debes anunciar la decisión a quien debe saberla.

Pero el asunto de “haz público” las decisiones abarca el haz público a los integrantes de la reunión. O sea, al principio, debes anunciar los asuntos que la reunión va a tratar, y al final, debes repetir para todos lo que es la decisión a que llegaron en la reunión. También si hay muchos asuntos, haz un resumen después de cada asunto que fue la decisión, y al final repetir todo.

La inspiración de este artículo es de “Tips for Running the Effective Meeting“. (Nota Pastor David Cox ha añadido elementos a este artículo.)

¿Debemos celebrar Halloween?

Esta es una cuestión muy interesante. ¿Qué es la celebración de Halloween? ¿Qué significa y qué está envuelto en ello? Para el cristiano, no debemos participar en las cosas de tinieblas. ¿Es Halloween algo insignificante para niños? ¿Es envuelto en cosas malas? Examinamos todo esto en este breve folleto. Ve el folleto en línea.Debemos celerar Halloween?

Esta entrada ha sido publicada en Iglesia y etiquetada como , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Tips para una buena reunión de negocios

  1. Abril dijo:

    Muchas gracias por la información. Gran aporte de esta web. Un cordial saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *