Bosquejo: Apoyando tu Iglesia

Apoyando tu Iglesia
Por David Cox

Efe 5:27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Dios quiere la iglesia. Es su amor, su cariño. Entonces, Dios ve con favor a los que apoyan, sustienten, y hacen bien a su iglesia. Igualemente, Dios ve con ira y enojo a los que tratan de destruir, maldecir, blasfemar, o en otra forma hace daño a su iglesia. Esto incluye cristianos y supuestos cristianos que causan problemas y mal testimonio de cristo en la iglesia o en contra de la iglesia.




1. Sé ferviente en espíritu

Rom 12:11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;

El problema en muchas iglesias es que la gente son flojos en hacer la obra de Dios. Si no es esto, son muy fervientes en cosas equivocadas, cosas que no son la obra de Dios.

De ser ferviente quiere decir que busca con animo como promover y hacer bien a la iglesia, a la obra de Dios, y al nombre de Dios. Recordamos que la iglesia tiene su propósito, y esto tiene que ver con la obra de Dios. La obra de Dios simplemente es de ver la misión de Jesús se cumple. Su misión es la salvación de pecados. Parte de esta misión también es de ver la santificación y edificación. La obra de Dios se edifica sobre sí mismo. Son los convertidos quienes que aprenden y toman control de la obra de Dios en el futuro. Este punto tiene que ser enfatizado.

No hay lugar para la actitud de que soy salvo, y no voy a hacer nada para crecer personalmente ni tampoco voy a meterme en la obra de Dios. No hay lugar para esta actitud. Cada cristiano, si es verdaderamente salvo, va obra en la voluntad de Dios y la obra de Dios.




2. Sé amistoso

Pro 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.

La cara de la iglesia y la obra de Dios es nosotros. O sea, si somos amistosos, la gente quiere estar en la iglesia. Si no, entonces no.

Nosotros tomamos la actitud de Dios, que ama al mundo. Parte de esto es de tomar “su lado” en la controversía espiritual que está pasando, y esto demanda que alcanzamos almas para Cristo. No hay lugar tampoco para cristianos conflictivos y antagónistas en contra de gente.




3. Sé fiel en servicio

Apo 2:10 No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

Fidelidad es un gran problema en nuestro día, porque casi nadie es fiel. Tenemos que ver que este carácter es actualmente una parte integro con fe. Fe es de tener confianza, y nadie tiene confianza en cosas o personas infieles, inestables, o en que no sabe de un momento a otro qué es.

La obra de Dios depende en personas fieles. ¡Imagínate si domingo llegas y el pastor está todavia en la cama dormiendo! O que las personas que predican y enseñan no han estudiados y dan cualquier tipo de plática. Así es en muchas iglesias. Para las cosas de negocios, la gente se preparan muy bien y echa mucho esfuerzo porque hay dinero que ganan o no por lo que hacen. Pero cuando llega a la iglesia, el peor está aceptable. Nuestro servicio es muchas veces pobre, sin preparación, sin esmero en el desempeño de ello.

Nuestro Dios merece mejor. Debemos servir con dedicación y entrego, con compromiso para darle lo mejor que se puede.




4. Sé ganador de almas

Jn 15:16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

Apoyando a nuestra iglesia en lo que es la misión de la iglesia, el ganar almas, y traerles a la iglesia para ser discipulado y entrar en la obra a nuestro lado. Parece que la mayoría de la gente en iglesias nunca recuerdan esto.

El amor a nuestro Salvador es un buen motivo para que servimos con esmero, pero más allá que esto, nuestra vida debe ser relleno a sobre-abundar con fruto espiritual. Según Mateo 13, solamente la semilla que rendió fruto representa lo que agrada a Dios.




Libro: Descendencia para Dios

En este libro, exploramos el propósito de Dios en la pro-creación de hijos, y esto es que Dios quiere Una Descendencia para Dios.

Tabla de Contenido

Introducción. 3
I. Capítulo 1: El propósito de hacer un hogar. 3
II. Capítulo 2: La importancia de la pareja unida. 6
III. Capítulo 3: El niño necio. 11
IV. Capítulo 4: El amor nos obliga a disciplinar. 15
V. Capítulo 5: Responsabilidades de los padres hacia sus hijos. 17
VI. Capítulo 6: Honrar a tus padres. 24
VII. Capítulo 7: La disciplina del niño. 26
VIII. Índice de Textos Bíblicos. 32

Leer el libro en línea (y descargarla aquí): Descendencia para Dios

Esta entrada fue publicada en Bosquejos, Buena Materia para Predicadores, Iglesia. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciente Sermones por Pastor David Cox

Declaración divina sobre la virilidad del Hombre ¿Qué es de ser un hombre? 2 Reyes 2:2 "esfuérzate, sé hombre". 4 sermones para hombres. Es correcto (aun es más, Dios nos manda a ser hombres) pero el machismo es un pecado.

Ve el canal especial de sermones desde Ibf-tlahuac.com o en youtube.com.