Cox, D. – ¿Qué es buena predicación?

¿Qué es buena predicación?

buena predicaciónbuena predicación
por Pastor-Misionero David Cox


______________________

Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias. 2Co 5:11




El Propósito de la Predicación

Tal vez es muy obvio a unos, y tal vez otros no tiene ni idea, pero la predicación (un ministro de Dios que se para enfrente de la congregación o pueblo de Dios, y habla en un servicio) tiene un propósito divino. Este propósito simplemente es de comunicar el mensaje de Dios, el mensaje que Dios tiene para este grupo en este ocasión. La predicación no es para sentirnos bien, ni para regañar, ni tampoco para entretenernos con bromas y relatos personales o chismes. La predicación que es fiel a propósito y fiel a Dios es un mensaje espiritual para efectuar cambio espiritual adentro del pueblo de Dios.

Cualquier predicador que tiene otra idea no la tiene de Dios, y es un falso profeta. A fuerzas tenemos que sujetarnos a las restricciones y limitaciones que Dios impone sobre nosotros.




Estabilidad sobre la roca de doctrina fiel a las Escrituras

Efe 4:14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

La predicación buena debe venir con un plan o sobrevista de establecer los cristianos en su fe cristiana, y para romper la influencias de falsos profetas que buscan a des-establecer a los hijos de Dios en su vida espiritual. Para estos propósitos divinos, no se vale de predicar de cosas bonitas. Uno puede predicar un año sobre todos los animales en la Biblia, pero probablemente se echa a perder el tiempo de este año, y los que se sienten debajo de tus sermones no crecerán nada en sus vidas espirituales. Sus problemas espirituales no serán resueltos en este tiempo, y su fuerza espiritual no se crece, y generalmente, será un tiempo perdido (espiritualmente hablando) para ellos.

Buena predicación es como medicina, es bueno solamente es lo adecuado por las enfermedades que tienes al momento. También es como la buena comida, te hará fuerte para resistir muchas amenazas a tu salud. Todos nos encantamos con las dulces, pero realmente no nos ayudan nada en nuestra salud, y es mejor de quitarte el apetito para dulces y buscan alimentos que te nutren.




Contención para la Verdad de Dios

Judas 1:3 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.

Tito 1:9 retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.

Hch 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

El propósito de predicación y enseñanza es para ayudarnos de pararnos sobre las doctrinas una vez dadas a los santos. Novedades, cambios, y todo lo de innovación no sirve para buena predicación porque se pretende de “NO SER LO VIEJO DE LA BIBLIA”. Por deslizarse de la base antigua de la Biblia, se identifica como desaprobado por Dios, y es la marca de un falso profeta.




La Exhortación Bíblica de Predicar Bien

2Tim. 4:2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

La buena predicación es un imperativo, un mandamiento, una misión para cada hombre de Dios. De ser calificado “un hombre de Dios” es de ser identificado por su disposición al favor de Dios, y de promover las cosas de Dios, y de vivir por estos principios espiritualmente.

Tito 2:1 Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.

La exhortación bíblica es de enseñar las cosas que convienen o promueven “la sana doctrina.”




La Autoridad del Buen Sermón

Lo más importante de reconocer buena predicación es de dónde proviene su autoridad. Opiniones son bonitas, pero simplemente no valen mucho. Pagamos para recibir una buena opinión médica de un doctor que supuestamente sabe de lo que habla. Aun así no siempre aceptamos como cosa para nosotros esta opinión.

La autoridad del mensaje que comunica el predicador debe originar con la Palabra de Dios, y el predicador tiene la obligación de no nada más decir este mensaje, pero de comunicar con pasión que el mensaje viene de Dios. O sea, no se vale de hablar media hora de que no debemos fornicar, sino tenemos que leer textualmente las meras Palabras de Dios sobre esto, y hacer obvio y abierto que este mensaje que está dando viene de las Escrituras y no de su propia mente.





Sermon Satanás el Engañador, Padre de la Mentira
Serie de sermones por Pastor David Cox
Las Asechanzas del Diablo

Esta entrada ha sido publicada en Predicador y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *