Pastor: el Dar Alimento Espiritual (Maestro)

Pastor: el Dar Alimento Espiritual (Maestro)

dar-alimento-espiritualPastor: el Dar Alimento Espiritual (Maestro)
Por David Cox

Cuando pensamos sobre el trabajo de un pastor, lo más obvio es esto de dar espiritualmente la comida espiritual. Este trabajo tiene que ver con leer y luego explicar la Palabra de Dios al pueblo de Dios. Es un trabajo esencial en los ojos de Dios, y central en importancia. ¡Qué lástima que tantos predicadores y pastores hoy en día han dejado esto trabajo a un lado, sustituyendo el decir bromas, dar opiniones personales sin respaldo de textos de la Escritura, de usar el tiempo para abusar y controlar a su gente, o cambiar el culto de aprender y adorar a Dios a un tiempo de “alabanzas” que son nada más diversión de música y teatro. 



Jn 21:15 Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. 16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. 17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.

Hch 20:28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.

Definición de que es un Maestro de la Biblia.

El pastor es la persona principal que da la comida espiritual a la congregación. Por medio de esto, entendemos que es un experto y proficiente maestro de la Biblia. El trabajo central del pastor en su “gobierno” es el desarrollo espiritual del rebaño, como unidad y como individuos.




La Profecía de Pastor-Maestro

Jer 3:15 y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.

En la situación de los profetas del Antiguo Testamento, los pastores de Israel habían entregado la batalla a Satanás, abandonaron a su misión de Dios, y hacían otra cosa dañando al rebaño de Dios. En esta situación Dios mandó profetas a Israel, más bien a regañar y cambiar estos falsos pastores que andaban mal para verdaderos pastores bíblicos. En Jeremías 3:15, Dios expresó su deseo que haya pastores que apacienten al rebaño de Dios con ciencia y con inteligencia.

Hay una “ciencia” envuelto con ser pastor, y hay la necesidad de inteligencia. Esto habla sobre hacer el trabajo con un sistema que funciona bien. No hablamos necesariamente sobre la teología sistemática aquí, aunque puede ser una forma de hacer parte del trabajo, sino hablamos sobre el trabajo de Pastor. Este trabajo pastoral debe ser estructurado en una forma que “cubre todo lo que envuelve“, y además, es hecho con excelencia, no “como caiga.” Hablamos de pastores que ejerzan el trabajo de pastor en una forma excelente. Dar Alimento Espiritual




El “mero mole” de Pastor-Maestro es de Dar Alimento Espiritual

Vivo en México, y tenemos una expresión, “el mero mole” que se refiere al corazón del asunto. Aquí vemos que Dios nos enseña que un cristiano necesita “comida espiritual”, que es la explicación y meditación de las meras palabras de Dios. Aclaramos aquí que no hay sustituto para esto. La psicología, las ciencias sociales, opiniones, filosofía, pragmatismo, el humanismo, nada es sustituto para las meras palabras de Dios.

Es muy importante de entender extensivamente este proceso. El pecado asedia al alma del creyente, y este pecado es un grave daño a la persona, causando problemas, sufrimiento, y desenfoque de lo correcto y bueno. Dicen unos que son alcohólicos,  “No necesito comida, nada más otra cerveza.” Es cierto que la cerveza tiene calorías, pero no es sustituto para comida balanceada. Pero en el error de tomar, a veces se engañan tanto con su vicio que desconoce algo tan básico como comer una dieta amplia y balanceada. Así es el ser humano con el pecado. Agarrando a un vicio, prefiere esto que le daña en lugar de lo bueno que le hace sano.

El proceso de alimentar al rebaño de Dios es de partes. El buen pastor va a conocer estas partes por corazón porque constantemente las usan.

Hay dos cosas que un médico de la dieta se fija: a) lo que todos necesitamos para mantenernos en sano salud, b) lo que individuos con situaciones especiales necesitan solamente ellos. Los primeros dos puntos de este proceso de “comer espiritualmente” se enfocan sobre esto.




Entender lo que todos necesitan.

Cada cristiano tiene una amplia necesidad de elementos en su vida espiritual. Aunque no puede enumerar a todos estos por miedo de falta muchos, hay unos muy esenciales y importantes. Primero sobre todo es que cada creyente necesita comunión con Dios cada semana a lo menos, y mejor dicho, cada día.

Esta comunión consiste en que Dios le habla por la Palabra de Dios, y el creyente le habla por la oración. La lectura de la Palabra de Dios es muy importante entonces. Además de leerla, necesita meditar sobre ello. El trabajo del Pastor es de proveer estas meditaciones más profundos de la Palabra de Dios para hacerle entenderla. Quiere decir que consiste en examinar profundamente la Palabra de Dios, y a la vez, entenderla, aplicarla, y motivar a uno a imponerla en su vida.

Otro elemento muy esencia es la personalidad corrupta de cada creyente. Dios quiere trabajo intenso en cambiar esta a la imagen de Cristo. Esto solamente se hace por la Palabra de Dios, y mucho esfuerzo de la parte del individuo. Igualmente en esto de la personalidad, el amor divino debe ser rey. Este amor es visto en el trato de uno para con otros, y especialmente entre hermanos en Cristo. Por esto, es importante el taller de trabajo del carácter que es la iglesia local. Dios usa la iglesia, la comunión entre hermanos, todo con problemas y beneficios, para cambiarnos, enfrentando problemas que vienen de nuestros hermanos.




Reconocer el problema.

No hay sustituto para discernimiento. El primero paso es de entender la mente y el corazón corrupto del ser humano. Me fastidia cuando oigo a pastores decir que alguien en su iglesia está mal con algo, y quieren que se vayan a otro lugar. Las personas no son el problema, sino el pecado en las personas. La persona más estorbosa puede ser el mejor miembro si cambia su corazón.

En este punto, debemos entender la situación con personas individuales. En el caso de uno que viene de buen familia que tuvo los dos padres presentes y cumpliendo a sus deberes delante de Dios respeto a la familia, no es lo mismo que una persona que creció con padres divorciados y todavía peleando toda la vida, usando sus hijos como campo de batalla.

El pastor tiene que constantemente percibir los problemas entre su gente y solucionarlos. Esto habla “después de” una crisis, y “antes de” en prevención de problemas.

Una vez un pastor me dijo, “no seleccionas temas de la Biblia, sino predica de Génesis a Apocalipsis en orden, y tocarías cada tema que Dios quiere.” Suena bien, pero así no predicó nadie en la Biblia, ni aun Jesucristo. Escogieron temas que abarca solucionar y tratar los pecados que el predicador ve en las vidas de las personas en su congregación. Tuve la oportunidad de escuchar por unos años este “pastor” que me dio este consejo. Me fijé que aunque tocaba pasajes que trataban con los pecados en su congregación, él no usó el pasaje de alumbrarles y corregirles de sus problemas espirituales. Brincó regularmente la aplicación de estos pasajes a sus problemas. O sea, el trabajo de pastor es “de poner el dedo en la llaga” para tratar lo incomodo, y mejorar la situación.




Encontrar la respuesta o remedio bíblico.

Parte de todo esto de “comer espiritualmente” es de reconocer las necesidades de las ovejas, pero es de balde si el pastor no puede encontrar las respuestas necesarias para solucionar sus problemas. Es peor cuando encuentra algo, pero es equivocado. Nadie puede ser un buen pastor si él mismo ser un excelente estudiante de las Escrituras. Si preguntas personas muy sabias sobre los más excelentes Pastores en la historia de la iglesia, siempre hay este elemento de ser un excelente estudiante de las Escrituras primero, y luego, de tener la habilidad de comunicar a otros los frutos de sus estudios.

Vamos a hablar francamente aquí, no realmente entiendes un tema si no puedes explicarlo a otros para que ellos entiendan bien el mismo. Es de mucho valor personal ser un maestro de la Biblia porque lo más que explicas la Biblia a otros, lo mejor que tú mismo la entiendes.

Hay respuestas o remedios específicos para cada situación y pecado, y el buen pastor bíblico es la persona quien puede discernir qué es el problema, y qué es su remedio bíblico.




Encontrar la forma más eficaz de aplicar el remedio.

Como con los médicos, la solución no es suficiente. La aplicación de la solución es parte del remedio. En unos casos, médicos dan la medicina oralmente, y en otros casos, inyectada. Igualmente con la aplicación de remedios espirituales, no es siempre saber que está mal, sino tener cautela y sabiduría en como lograr que el remedio entra en la persona. El profeta Natan supo que el Rey David tuvo el pecado de Bet-sabe cargando su corazón. De saberlo, y ir a él a reclamar al rey públicamente no era buena forma de solucionar su problema, aunque bien Natan supo el remedio. Se fue a decirle un cuento de un hombre que tuvo mucho, y robó lo poco de un pobre. Esto conmovió el corazón de David, y fue la forma más eficaz de hacerle ver su problema y su solución. O sea, el ser maestro de la Biblia es también un arte.




Motivar al creyente de recibirlo.

Con medicina que sabe mal, hay un elemento de motivar “al paciente” de recibir su remedio. En la parte arriba, vimos la forma de administrar la solución, y aquí vemos su motivación. Los doctores y mamas saben que si ponen la medicina con algo dulce, entra mejor.

Conclusión

El ser pastor incluye ser un excelente estudiante y maestro. Lo esencial del ministerio gira alrededor de la Palabra de Dios. El ser un maestro de la Biblia es con astucia de traspasar sus principios del libro al corazón de cada creyente bajo tu responsabilidad.




cp56 Di no a la brujería

En este folleto examinamos lo qué es la brujería, y cómo Dios ve esto como una abominación. TEMAS: ¿Qué es la Brujería? | ¿Cómos practicas la Brujería? - Principios Ocultos o encantos - Espíritus ayudantes - un buen ejemplo aquí es Saúl | La Importancia de rechazarla | ¿Cómo rechazarla | Conclusión. Haz clic aquí para ver el folleto.

Esta entrada fue publicada en Pastor-Maestro. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *