¿Cuántos puntos debe tener un buen sermón?

¿Cuántos puntos debe tener un buen sermón? Son pensamientos y observaciones sobre cuantos puntos es posible y las limitaciones que hay en presentar más.

Aclarando la diferencia entre un bosquejo de clase y un sermón

Hay muchos predicadores que también son maestros de la preparatoria o de una universidad o trabajan en otro ambiente educacional. Muchos de ellos son expertos de dar clases, pero no tan buen predicadores.

A la verdad, una clase es muy diferente que una congregación. Se puede dar clases a gente de una iglesia, pero no debemos confundir los cultos con sesiones de una clase de religión. En una preparatoria, se puede tener una clase de 3 horas la semana por 9 semanas, y usar un solo bosquejo. No hay problema.

Pero en una iglesia, vas a tener un problema con la gente entendiendo lo que es tu punto si añades demasiado puntos y material. (Actualmente, tampoco es buen método de Pedagogía de elaborar material tanto).

La Organización de Materia

En cualquier “clase” formal, debe existir objetivos en el área, y cada objetivo principal, que quieres que los estudiantes aprenden, debe tener una presentación única. En el caso de un sermón, debe haber un solo objetivo que vas a presentarles. Si abres el sermón a tener más objetivos, arriesgas perdiendo la posibilidad de que entienden bien uno de los objetivos. Cada sermón debe abarcar exactamente la cantidad de material óptima. Ni demasiado exceso de material, ni demasiado poco material.

Hay un balance interno que tienes que mantener. Si predicas sobre los ministerios del Espíritu Santo, lo más que pones sobre su obra en inspiración, lo menos tiempo vas a tener para explicar su obra como Consolador.

Es cómo si cualquier persona en la congregación va a darte un número limitado de “puntos”, y si excedes este número, es nulo. Aprenden nada. Dejan de escuchar. Empiezan a ver el reloj cada 2 minutos hasta que terminas.

Sé un estudiante de la homilética

Aparte de crear sermones y dar sermones, debes ser un experto en apreciar los sermones. De ser predicador es una forma de arte, pero hay ciencia en ello también.

Saca cualquier sermón de cualquier predicador. Escucharlo. Dele un calificación, Excelente, Bueno, más o menos, pobre, horrible. Ahora, regresa a escucharlo analizando porque es lo que. Marca cuantos puntos tiene. Un buen sermón no tiene que tener ningún punto. Pero por sí, no es bueno ni malo así. La presentación es lo que decide.

Si el predicador da su bosquejo obviamente, entonces marca los puntos.

  1. ¿Cuántos puntos hay?
  2. ¿Cuántos ilustraciones hay?
  3. ¿Cuántos versículos hay? ¿Referencias sin tratar el versículo?

Ahora, estas data son lo que necesitas examinar a menudo.

4. En un punto típico, ¿Cuánto tiempo toma para presentarlo adecuadamente?
5. Cuando usa o explica un versículo, ¿Cuánto tiempo necesita?

Ahora haz la matemáticas aquí para tus sermones. Si tu tiempo máximo es 1 hora, entonces ¿Cuánto tiempo tienes para cada punto mayor, y cada punto menor? ¿Cuánto puedes dedicar a una ilustración?

Actualmente, un bosque hace un pobre sermón. Necesita cada sermón de tener una introducción y conclusión. Es mejor de delinear los puntos mayores y dar mejor tratamiento (hablar más explicándolo) que otras partes del sermón. Si el sermón tiene un tesis o tema, este tema necesita ser explicado y introducido muy, muy bien. Sermones que son excelentes casi siempre tiene este elemento. Solamente cuando es un sermón de verdad con introducción, énfasis del tema, y unión de cada parte con este tema es un buen sermón. Así es la regla con cualquier oratorio en el mundo secular, y es lo que se acostumbre la gente a oír cuando aprenden bien.

Siendo realista

Si necesitas 5 minutos para introducir y concluir tu sermón, y 2 minutos entre cada punto principal para mover de un tema menor a otro, esto es (con un sermón de tres puntos mayores) 14 minutos. Si decimos que vamos a terminar el sermón en 35-40 minutos total, entonces 35-14=21 minutos para el cuerpo del sermón, o 7 minutos para cada punto mayor. Si tomas 40 minutos total-14=26 minutos por cada punto principal. Entonces necesitas 1 hora y 15 minutos. ¿verdad?

¿Ves lo que pasa? La solución es de aumentar tu tiempo más y más. Aunque los encargados de la iglesia pueden darte esta concesión, la congregación no va a ser tan amable. La primera vez, van a empezar a ver el reloj en 25 minutos. (Anuncias orgullosamente a 25 minutos que esto es punto 1 de 5 puntos. ¡Arg!) La segunda vez no vienen cuando saben que vas a predicar. Si vienen porque no supieron antemano, van a ver el reloj a la marca de empezar. Cada 2 minutos. No van a aprender nada. No van a escucharte.

En unos casos, cuando tienes demasiado referencias, nada más lees el versículo sin explicarlo. Es válido esto en unos casos, pero no para la mayoría del sermón. Estás predicando explicando la Biblia. Un simple lectura de la Biblia no es un sermón.

Pero si predicas cosas interesantes que no supieron o no se dieron cuenta antes, y anuncias que el punto final (número 3) a 20 minutos, pues, ni lo vieron el reloj ni una vez. Se llenan de gozo.

Házte reglas de Creación del Sermón

Cuantos puntos Total

La primera regla es cuantos puntos permitas en tu sermón. Usa tu mente. Por cada punto principal pasando 2 debes reducir la materia adentro de cada punto bastante. Simplemente tiene que ser así. Si usas un bosquejo, entonces tiene que ser escaso de material, y muestra a la congregación poco de ello.

Máximo número de subpuntos

Actualmente, la misma dinámica se aplica con los sub puntos bajo un punto principal. Es muy difícil de manejar eficazmente más que tres sub puntos. Llega que tienes tan poquito tiempo de tratarlos que no puedes hacer un buen trabajo. La congregación no te van a dar aplauso porque completaste un bosquejo de 50 puntos. Simplemente se irrita si no es una buena presentación.

En confesión aquí, tengo un sermón que he predicador sobre el libero entero de 1ª Juan. En ello, voy desde el principio hasta el último capítulo. Pero no explico nada profundamente. Es una sobrevista. Es 5 páginas solamente. Hay muchos resúmenes que es el fruto de mucho estudio que ni se menciona en este sermón.

Pero debemos usar lo que se puede. Hay diferentes tipos de sermones en su estructura. Cuente los puntos totales en estos dos sermones.

I.
A.
B.
II.
A.
B.
C.
III.
A.
B.
C.

Tema
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.

En el primero, 11 puntos, y 7 en el segundo. El segundo no da tanta elaboración de los puntos. Se vale para varear.

¿Cuantos versículos de apoyo debes usar para un punto?

Cuando hablamos de sermones, lo que un dice no vale. Es lo que las Escrituras dicen es lo importante. Entonces cada punto debe basar su afirmación en la Biblia. ¿Cuánto entonces?

Aquí voy a desalentar a unos predicadores jóvenes. En la preparación del sermón, debes buscar tal vez 5 o 10 referencias para cada punto y sub punto. Pero antes de predicarlo, debes eliminar todos menos una referencia o dos, máximo tres. ¿Por qué? Entre todo que puedes sumar, si un versículo realmente declara el punto fuertemente, no necesita un segundo versículo. La excepción es cuando unos han torcido la referencia, y necesitas demostrar la veracidad del primero. Esto es una excepción, o sea, muy escasamente es cuando vas a hacer esto.

Dos referencias es bueno, pero pocos son los predicadores que pueden explicar dos pasajes en un sermón de 3 principales puntos, 9 sub puntos. Simplemente, necesitas dominar la materia de tal manera que puedes explicar sub puntos y referencias en menos que 2 minutos. No se vale de no leer el versículo que estás usando. Leyéndolo cuenta en este tiempo de explicarlo.

¿Cuántos puntos debe tener un buen sermón?

Más sobre Creación de Sermones

Folletos para Navidad

    Inscríbate en nuestra lista de notificaciones por email para saber cada vez que hay un nuevo folleto o un folleto cambiado.


     


    Dona para sustener este ministerio: Paypal.me/davidcoxmex/

    Esta entrada fue publicada en Creación de Sermones. Guarda el enlace permanente.

    Serie de sermones por Pastor David Cox
    Las Asechanzas del Diablo

    Satanás nuestro enemigo