El Ser Líder en la Iglesia

El Ser Líder en la Iglesia es pensamientos sobre qué es de ser un líder en el ministerio de Jesucristo.

¿Qué es la definición de ser un Líder en una Iglesia?

Primero, tenemos que endurecer el torcido concepto del liderazgo que muchos tienen. El ser un líder no es alguien encargado que manda edictos para acá y para allá y todos en la iglesia tiene que obedecer tales ordenes. No. El liderazgo es otra cosa.

Jesucristo el Gran Líder

El más grande líder que podemos presentar es este cuadro de liderazgo que Jesús nos presenta por las páginas de la Biblia. Pero su liderazgo era algo único a la vez.

Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Jesús es la persona que hizo nuestra salvación, y Él es quien que nos trae a cumplimiento nuestra fe y esperanza en Él para que entremos en el cielo.

La Definición de un Líder

Pero la definición de un líder es que él es una persona que acepta el llamamiento de Dios de cumplir con una misión por parte de Dios.

Un líder no es un manda-lo-todo, sino un Hacedor. La Biblia habla de Dios como el Hacedor, o persona que crea y cumple cosas (Éxo 15:11 hacedor de milagros, Job 36:6 Dios mi Hacedor, Sal 86:10 Hacedor de milagros, 149:2 el hacedor de Israel, etc. 29x).

Un Líder es un Hacedor

Un líder es una persona que cumple con cosas. El problema con el concepto común de líder es que todos piensan que el liderazgo es quien que manda a otros a trabajar. No es así.

El líder es primero un hacedor de las tareas. Él no es alguien que manda a otros y usa su autoridad para empujar a otros trabajadores a cumplir con la obra de Dios, sino el líder es alguien que se dedica tanto a la obra y tiene tanto entusiasmo que otros quieren entrar en ayudarle.

El dicho de que un buen líder nunca manda a otros a hacer algo que él mismo no haría es cierto. Pero lo quiero cambiarlo algo.

Un buen líder es alguien que no manda a otros a hacer lo que él ya es envuelto en hacerlo él mismo primero y sobretodo.

O sea, el líder está haciendo estas cosas primero antes de otros. No hay ningún tarea tan chiquita y insignificante que él no echa mano y él hace la cosa él solo sin otros primero. Es tal tipo de hombre que guia y inspira a otros porque él mismo está haciendo las cosas.

Imitad su Fe

Hebreos 13:7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

Según este pasaje de Hebreos, un líder es una persona que se puede tomar el ejemplo de su vida para usar para construir tu vida cristiana. Recordamos a ellos así. Viendo que han hecho en sus vidas para imitarles.

1 Pedro 5:1-4  a los ancianos… Apacentad (pastorea) la grey de Dios… cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente, no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto, no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey… el Príncipe de los pastores.

Ellos son primeros y sobre todos buenos cristianos para ser ejemplar para todo cristiano. Son hacedores y no nada más de palabra cristianos.

Lideres eficaces son gente que cumple con los Propósitos de Dios

Lo que no se puede definir tan fácilmente sobre un buen líder es que simplemente las cosas se cumplen cuando él se mete la mano. (O sea, es un hacedor de la Verdad, los principios de Dios, la Voluntad de Dios.)

El Ser Líder en la Iglesia

Más entradas sobre el Liderazgo

¿Debemos celebrar Halloween?

Esta es una cuestión muy interesante. ¿Qué es la celebración de Halloween? ¿Qué significa y qué está envuelto en ello? Para el cristiano, no debemos participar en las cosas de tinieblas. ¿Es Halloween algo insignificante para niños? ¿Es envuelto en cosas malas? Examinamos todo esto en este breve folleto. Ve el folleto en línea.Debemos celerar Halloween?

Esta entrada fue publicada en Liderazgo. Guarda el enlace permanente.

Serie de sermones por Pastor David Cox
Las Asechanzas del Diablo

Satanás nuestro enemigo