¿Qué es el éxito ministerial?

¿Qué es el éxito ministerial? es un artículo sobre nuestras metas como predicadores y ministros de Dios. ¿Qué debería considerar un hombre de Dios como éxito? Entonces, ¿qué es el éxito en el ministerio? ¿Es de constantemente decir a los demás cuánto somos mejores que el resto? El éxito ministerial es algo que define su filosofía del ministerio. ¿Qué es realmente el éxito ministerial? Brevemente, el éxito ministerial lo define Dios, no el hombre.

Éxito ministerial

Tema: Éxito ministerial
Por David Cox

¿Qué es el éxito en el ministerio? ¿Es mucha gente? ¿Es mucho dinero, edificios y programas lujosos y caros? ¿Es fama y gloria? ¿Necesitamos animar a nuestra gente en cuanto al gran éxito que tenemos en el ministerio? ¿Tenemos que decirles constantemente cuánto mejores somos que el resto? El éxito ministerial es algo que define su filosofía del ministerio. En este artículo, lo veremos desde la perspectiva del mundo y desde la perspectiva de Dios.

Lo que pretendes hacer en el ministerio como un todo es lo que va a determinar cómo haces las cosas que haces y lo que haces. Cada pastor tiene una idea sobre lo que está haciendo como pastor, pero pocos realmente se sientan a definirlo extensamente, y muy, muy pocos realmente lo analizan en oración tratando de averiguar en las Escrituras si esta es la forma bíblica de hacer las cosas. . En esto, la mayoría de los pastores abandonan las Escrituras como su guía y simplemente adivinan. Hacen poco más que adivinar, y se nota por su ministerio real.

Definición mundial de éxito ministerial

Podemos ver cuál es la definición mundial de éxito por lo que está sucediendo. Muy sencillamente, las personas del mundo buscan la aprobación pública y generalizada de lo que son y de lo que hacen. Son como las proverbiales olas del mar, movidas de un lado a otro. Sus prioridades y sus métodos generalmente cambian de un año a otro y, a veces, incluso de un mes a otro, según cuál sea la tendencia reciente o la idea de la cultura pop cristiana que está en moda al momento.

Para estas personas, las iglesias más grandes y las “estrellas de rock” cristianas más famosas son las guías. Los llamo estrellas de rock porque viajan en una ola de popularidad y fama como estrellas de rock, y eventualmente caen como todos los surfistas. La ola sale, y si no te vuelves a colocar en el jardín izquierdo para agarrar otra ola, eres insignificante.

Para el mundo, solo hay unas pocas cosas que cuentan. Podemos definirlos aquí: dinero, fama y popularidad, y poder, control y dominio de otros (otros cristianos).

Nota Buena: Cuando el poder, control, y dominio de los demás llegan a ser muy importante, muy dominante en una iglesia, en un ministerio, este grupo y sus lideres están llegando a ser una secta. Abusan. Dios no quiso que su pueblo será dominando así. Actualmente el sacerdocio de cada creyente bíblicamente nos enseña que la iglesia local y sus servidores deben apoyar y ayudar, igualmente capacitar el pueblo de Dios. El pueblo de Dios debe ser maduro y perfecto para que se pueda dirigir sus propias vidas sin controladores abusivos.

Dinero

El resultado final para la mayoría de la gente es el dinero. Cuando se trata de eso, las personas que tienen que sacrificarse mucho para lograr una estructura mínima de la iglesia y el funcionamiento de la iglesia se ven como fracasos. Lo qué gente quiere ver cuesta dinero. Queremos una iglesia con aire acondicionado (o climatizada en invierno) con muchas comodidades. Queremos un lugar de adoración que sea lujoso, en pocas palabras. Al mismo tiempo, la mayoría de las personas de la iglesia no quieren pagar por ello, pero lo sacrificarán si pueden gloriarse en la fama (ver más abajo).

El dinero hace girar al mundo, y este es un elemento común en cualquier obra seria de Dios. Es difícil hacer muchas cosas sin finanzas. Sin embargo, tenemos a Juan el Bautista usando la naturaleza y viviendo una vida austera, aparentemente ganando muy poco o nada de dinero. Jesús tampoco tenía un lugar donde recostar la cabeza, no tenía un lugar de trabajo en particular (el suyo o la propiedad de un edificio de su grupo), e incluso en ocasiones pidió que alguien le prestara una moneda porque aparentemente no la tenía. No llevo dinero con él.

Abusadores

Los lideres abusadores usan el deseo para los lujos en su iglesia, y poner todos bajo una escalera espiritual, y él mueve estos arriba y abajo en posiciones y prominencia dependiendo en cuanto ellos sirven a él personalmente, en cuanto él puede hacer esclavos a su voluntad (del pastor). Cuanto mas que sacrifican, entonces son prominentes en la iglesia. Él regala poder a ellos pero retienen casi todo a él mismo.

El dinero no es lo más importante

Incluso vemos a Jesús hacer lo “malo” de dejar que un ladrón se quede con sus finanzas, algo que Jesús claramente sabía. (Las decisiones de Judas son suyas, y Jesús le dio una oportunidad que él aprovechó para su ilícita ganancia. Esto no es culpa de Jesús entonces.) Judas jugó su papel en la vida y el ministerio de Jesús, codiciando el dinero y eventualmente traicionando a Jesús por dinero, y Jesús lo sabía, y le permitió jugar ese papel hasta el final. Pero Jesús era pobre en su ministerio.

El buen Pastor no corre del peligro y busca nada más justo salario

Cuando hablamos de ministerios mundanos, la Biblia habla de falsos profetas que codician el dinero, y la muy buena exigencia bíblica de que el hombre de Dios no desee nada más de lo que le corresponde, un salario justo, y esto se repite en varias ocasiones como requisito para un ministro. Entendemos que cuando un pastor tiene sus prioridades ordenadas como beneficio personal primero, correrá cuando una amenaza llegue a sus ovejas en lugar de arriesgar su propio bienestar para lidiar con ella.

En verdad, muchos hombres verdaderos de Dios han predicado bajo la dirección de Dios contra los pecados en sus congregaciones solo para perder buenos diezmos y ofender a otros que retienen sus diezmos y ofrendas. Los predicadores mundanos cuidadosamente no ofenderán a esas personas sensibles y ricas. “No muerdas la mano que te alimenta”, guía a estos ministerios orientados al mundo.

Puede escuchar media docena o docena de sermones desde un púlpito y tener una idea de si la predicación está en contra de los pecados que la gente presenta al predicador o si es un jugueteo a través de la Biblia, dejando de lado cualquier cosa que reprenda, exhorte o corrige. Estos pastores tienen la idea de que el bienestar personal es antes que nada.

La Fama, popularidad, números

En contraste con una atmósfera bíblica de familia, ayuda, servicio, humildad y mansedumbre, nuestro mundo ha crecido en una atmósfera de competencia interna, competencia extrema, y ​​todos tienen un equipo, e incluso dentro de un equipo, hay competencia. Si produces, entonces eres genial. Sé mediocre y todo el mundo te odia. Sea realmente malo en cualquier competencia en la que se encuentre, y la gente casi lo linchará.

Ambiente de Competencia en los programas de la Iglesia

Toda esta atmósfera se ha trasladado a las iglesias. Veo esto especialmente en el tipo de iglesias de Jack Hyles donde todo es un programa, y ​​cada programa tiene un ganador y unos perdedores. ¿Por qué? ¿es así como Dios quiere las cosas? ¿Tenemos que competir unos contra otros para obtener plenitud, dignidad, agradar a Dios? No. Esto está mal.

2Cor 10:12 Porque no nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose por sí mismos y comparándose entre sí, no son sabios.

La idea completa de medirnos a nosotros mismos comparando cómo lo hacemos la obra de Dios con otros cristianos es simplemente antibíblica, imprudente y destructiva del verdadero espíritu de compañerismo y la familia espiritual que se supone que somos. El mundo de hoy no puede hacer nada sin convertirlo en un concurso, con premios, ganadores y, por defecto, perdedores. Se vuelve ridículo si todos reciben el mismo premio, porque ni siquiera es un concurso.

El punto es que el mundo quiere sentirse mejor consigo mismo comparándose con otros para su propia soberbia echando los que son menos afortunados o tienen menos capacidad y habilidad que ellos. Esto es dar un paso adelante al pisar a otros. Es arrogancia. Dios nunca está en este tipo de cosas, y muchas iglesias usan exactamente ese tipo de programa para hacer el ministerio.

Estos programas no tienen fin. Producen mucha actividad e incluso gente, gente nueva. viniendo a la iglesia para participar en este tipo de cosas, todos para jactarse que son mejores y otros para ver que pueden sacar de la iglesia. Debes ir a tu iglesia para adorar a Dios y sacrificar ofrendas, sacrificios, alabanzas, y adoración a Dios. Esto es primero y central. Pero la iglesia misma es el problema si se enfoca todo en competencia en lugar de adoración y alabanza verdadera.

La pregunta fundamental es, ¿estaremos satisfechos con las personas justas en nuestro edificio para nada más adorar y alabar a Dios, o hacemos cualquier circo para juntar gente que no quieren las cosas de Dios, nada más las palomitas y algodón de azúcar? ¿Es esto un éxito? No, no lo es. Es un éxito mundano, pero no es lo que Dios nos ha llamado a hacer.

Nota Buena: El propósito y primer oferta que haces en invitar alguien a Cristo va a pintar todo lo demás después. Si un Pentecostal invita gente a Cristo para ser ricos y tener Dios regalándoles lujos, es extremadamente difícil cambiar esta mente después para que seriamente aceptan a Jesús para su Salvador. Sí le aceptarían, pero para el dinero, riquezas y lujos que Jesús tiene a fuerzas a darles.

El poder, control y dominio de los demás

Cuando llegue a la esencia misma de todo esto, Dios quiere que tengamos una familia, una familia espiritual aquí en la tierra. Las personas que rechazan la sana comunión entre hermanos y llaman a la “iglesia” en general como indeseables están pronunciando las mismas palabras de Satanás. Esto es lo que Satanás quiere, que no tengas interacción espiritual con otros buenos cristianos. Satanás también usa a personas clave en las iglesias (a menudo pastores) para destruir esa atmósfera familiar.

¿Qué hace que una familia sea “familia”?

Es el amor y el cuidado que uno le muestra al otro. En otras palabras, las personas en una familia cuidan a los miembros de su familia, aman a los miembros de su familia y todo eso se traduce en servicio a los demás en su familia. Familia de verdad, buena familia, también se respetan unos a otros, y escuchan con atención y respeto a los que son más maduros y experimentados. Este puede ser padre o madre (también respetan a los que tienen autoridad en la familia), pero se extiende muy fácilmente a hermanos o hermanas mayores, tías o tíos, etc. que tienen más sabiduría o experiencia y que sus consejos te pueden orientar en tu propia vida.

Habiendo puesto ese fundamento bíblico de la familia, Satanás a menudo consigue que un pastor cumpla sus órdenes al destruir a la familia al abusar de aquellos en esa familia espiritual. Un falso profeta que logra llegar a una posición de autoridad o influencia en una iglesia a menudo buscará deseos carnales.

Quiere poder y control sobre la familia. Incluso en las familias terrenales, existe este problema cuando las personas están motivadas carnalmente. Básicamente, hay una razón por la que los pastores quieren un control unilateral total de todo. Esto tiene que ver con un gran viaje de ego y la autoestima hinchada que tiene. La gloria en sus ojos está controlando y dominando a sus hermanos en Cristo. Pero esa no es el verdadero propósito de la iglesia. El abusador quiere el control de la vida de las personas y de la iglesia para poder enriquecerse, enriquecerse a sí mismo, para poder vivir en el lujo y la comodidad extrema.

Los pastores bíblicos sanos sacrifican su propia comodidad por el bienestar de los miembros de su familia. Nunca viven en comodidades y lujos más allá de las comodidades normales que disfrutan los miembros de su rebaño (la persona promedio de su rebaño).

Vea mi tratado:

  • ig31 3 puntos del éxito: edificios, cuerpos y dólares
    En este folleto examinamos las metas comunes hoy en día entre las iglesias. Simplemente son carnales y no espirituales. Las metas se concentran en tres áreas principales, edificios, cuerpos calientes, y dinero. La idea del folleto es de rechazar estas cosas para enfocar en lo que es bíblico, la obra de Dios, la salvación de almas.
  • eva20 los evangelios falsos
    Examinamos los falsos evangelios, cambiados de la verdad. TEMAS: Las perversiones del evangelio | ¿Qué es un Evangelio falso? | Las marcas del evangelio falso | El ejemplo de los judaizadores | Los profetas que engañan | Tenemos que luchar por el evangelio

La definición de Dios del éxito ministerial

Ahora llegamos a las “cosas buenas”. ¿Qué es el éxito en el ministerio? No podemos definir esto; sólo Dios puede. El éxito es cuando hacemos lo que Dios quiere que hagamos. Tenga en cuenta algunas cosas muy específicas aquí.

El éxito piadoso no es reconocido en el mundo

Lo que Dios considera importante y bueno es rechazado por el mundo. Esto no puede ser de otra manera. Cuando el mundo ve a mucha gente, se gasta mucho dinero y mucha fama y gloria humana, Dios no está en nada de eso. ¿Qué quiere Dios en nosotros? Quiere un cambio espiritual.

El mundo piensa con una mente carnal, y no pueden pensar con claridad, ni pueden entender cómo funciona realmente la vida. Están cegados a la verdad y realmente no pueden entenderla. Hay una persona no salva entre un millón que a veces puede comprender un poco todo esto.

La Perspectiva Teológica es necesaria para entender el éxito

Permíteme recordarte, (como cristiano), que no hay entendimiento aquí sin una perspectiva teológica correcta. Dios ha puesto una “obra” en juego en el mundo, y esta gran obra continúa. Es obra de la historia humana. Pero hay un final, y cuando llegue este final, habrá una contabilidad. Dios juzgará a cada hombre por lo que es y recompensará o castigará a cada individuo en consecuencia. (Cristianos no recibirán castigos sino Dios va a quitarles sus premios por obrar incorrectamente.)

Este juicio gira en torno a que esa persona reciba a Jesucristo en su corazón como su Salvador personal (vea el siguiente punto para más información sobre eso). Pero cada persona tiene una disposición hacia ese elemento clave central de la vida. Cada uno contestará al Juez por sí mismo. Nunca hemos visto Jesús haciendo una programa de competencia entre sus discípulos o con los inconversos para entrar a oírle.

Lo que haces después de tu salvación comprueba la sinceridad de haber recibido a Jesucristo, o tu falta de sinceridad en el mismo. Parte de esto es confiar en las palabras de Dios (esto es simplemente fe) de que la forma en que Dios presenta la realidad es real. TODO lo físico en este mundo eventualmente será destruido, y el mundo será rehecho. (Los cielos también, pero nuestra interacción es más con este mundo.) Siendo ese el caso, un cristiano cree plenamente y ordena su vida después de esta creencia de que NADA que pueda acumular de cosas físicas en este mundo presente permanecerá en su posesión más allá de la muerte, más allá del juicio. Por tanto, vive sosteniendo a la ligera las cosas de este mundo.

Viviendo por la eternidad, no vive por el placer y lujo en este mundo

Hebreos 11:24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros « de los egipcios;» porque « tenía puesta la mirada» en el galardón. 27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

Esta abrumadora creencia es lo que distingue a un cristiano de una persona inconversa. El hijo de Dios vive por la eternidad, no por el día en esta tierra. Todos se perderán las riquezas. La salud se perderá y la muerte es inevitable. Por lo tanto, enfatiza la energía de su vida y se enfoca en este lado de la muerte hacia lo que está en el otro lado.

Cuando veo falsos profetas codiciando riquezas, fama, lujo, mansiones llenas de oro y plata, mujeres bonitas (obviamente su miopía se extiende a sus fantasías sexuales porque una persona piadosa querría una mujer espiritual como él, y se ve que este tipo de mujer será perdido debería significar poco para él), e incluso aviones de lujo para que disfruten ESTA VIDA, siempre pienso, “Este tipo no tiene visión de futuro“. Me pregunto por qué una persona que usa tanto las cosas espirituales para enriquecerse en el mundo material no tiene una idea de las profecías que Dios nos da, y mucho menos de los valores espirituales que Dios intenta instalar en nosotros.

Miro a Jesucristo que podría haber tenido más riquezas, fama, gloria y poder que el rey Salomón, pero eligió vivir sin todo eso, ¿cómo pueden estos falsos profetas no tener ni idea del ejemplo moral de Jesús que se extiende a una frugalidad? ¿un estilo de vida no aceptable? Jesús nunca vivió como estos chicos quieren. ¿No pueden estos chicos ver eso? Obviamente no. Porque ni siquiera son salvos, y se sientan en la cima de un tremendo ministerio “tremendamente bendecido por Dios” según su contabilidad de las cosas.

¿Fue bendecido por Dios el ministerio de Jesús?

¿Qué hay de los apóstoles? ¿Y qué hay de la iglesia primitiva? ¿Qué pasa con el ministerio de Pablo? Según los estándares de hoy en día, todos eran perdedores. Solo Salomón es el ejemplo moral que ellos quieren mantener sus super ministerios. Déjame ver, ¿el Rey de Israel que comprometió su condición de favorecido ante Dios al permitir que sus riquezas y la retención de estas riquezas lo llevaran por el camino de múltiples esposas que cada una lo alejó de Dios para la adoración de ídolos? ¿Por qué no aparece Salomón en Hebreos 11?

El éxito es salvación y santidad personal

El verdadero objetivo de los ministerios es que las personas se salven verdaderamente y vivan vidas de santidad personal para Dios. Si este es el objetivo por el que debemos luchar, ¿la competencia realmente lleva a las personas a lograr ese objetivo? No. La competencia establece metas falsas y “sin el oro” que pueden ser buenas espiritualmente, pero que tampoco pueden ser lo de Dios. Con lo que “nos comparamos” es la imagen de Cristo. El verdadero éxito en la vida cristiana es ser como Cristo.

Nadie es como Cristo si no es santo, y si no es evangelizador. La gente debe entender que no se trata de “ser un ministro profesional en una iglesia o no“, se trata de ser como Cristo. Deben consumirse y entregarse totalmente a vivir a Cristo en el mundo donde Dios los ha colocado. Dios nos dio gran parte de la vida normal de Cristo en los evangelios, no solo para que podamos decir, “ah, eso es lindo”, sino con el propósito de ver que Cristo vivió un estilo de vida de santidad y evangelización en una rutina diaria, no en un templo ni iglesia.

Cristo fue al templo, el lugar de culto establecido durante su día. Pero es instructivo que lo rechazaron, y él tomó el mismo mensaje de Dios fuera del lugar de adoración y lo promovió en su vida diaria. Eso es lo que también significa el éxito para nosotros.

El éxito piadoso es algo espiritual, no necesariamente algo mundano

Necesitamos seguir comparándonos con Cristo. Note que Cristo murió sin bienes terrenales. Esto es instructivo para nosotros. Él vivió una vida económica normal, excepto por el hecho de que vivió por fe y Dios el Padre le dada su pan diario. Al parecer, conocía muy bien el negocio de la carpintería, aunque no lo vemos remendando carpas como Pablo.

Nuestro mundo se enfoca en el materialismo como equivalente al éxito, y simplemente no es así. El éxito es cumplir la voluntad de Dios para tu vida, y esto habla de un ministerio (ministerio profesional o laico) y se enfoca en que vivas a Cristo.

Más Entradas sobre el Ministerio

Esta entrada fue publicada en El Ministerio. Guarda el enlace permanente.