Entendiendo el Evangelismo

Por Pastor-Misionero David Cox



¿Qué quiere Jesús de nosotros?

La misión principal de Dios a los discípulos es de seguir la obra de Dios. Esto tiene como “su corazón”, el evangelismo. Vemos de Marcos 16:15-16; Mt. 28:18-20 que Dios mandó la iglesia de evangelizar. Esto no tiene que ver con éxito sino con hacerlo, ni modo el éxito o fracaso de ello de nuestro punto de vista.

Recomiendo que estudias este folleto:
doct09 Dios quiere comunión con nosotros




¿Qué es éxito en el evangelismo?

1) Cumplir con la voluntad de Dios.

Contrario a lo que muchos piensan, éxito no es de tener mucha gente, mucho dinero de ellos, y fama. Éxito es de cumplir fielmente con la voluntad de Dios. La Biblia nos indica que hubo pocos que respondieron al evangelio en la iglesia primitiva, Mt. 7:13-14; 13:18-23.

Nuestro punto de vista no debe ser, ¿Estamos creciendo? sino ¿Estamos trabajando? Efe. 4:11-16

2) Ser fiel al evangelio y la sana doctrina.

Aparte de actualmente evangelizar, según tenemos que ver “¿qué evangelio estamos dando?” Fidelidad al mensaje entregado a nosotros por los apóstoles es lo que vemos aquí.

Jesús mismo fue rechazado mucho más que fue recibido. Jn. 1:11-13 Ezequiel predicó a la gente de su día, y Dios le avisó antemano que no iba a tener mucho éxito. Eze. 2:1-7; 3:4-9. Noé predicó por 100 años, y no ganó a nadie más que su propia familia. Pero ni modo la falta de éxito como queremos, Dios quiere que esta gente tienen un testimonio para que no hay excusa en el juicio.





Elías, Noé, y Jeremías cumplieron su misión de testificar, aun si tuvieron pocos resultados en los ojos de los hombres.

3) Éxito para nosotros es de tomar las oportunidades que se presentan.

El patrón espiritual en el Nuevo Testamento es de siempre tomar las oportunidades de predicar y evangelizar que se presentan. Hechos 17:17; 20:20-21. No debemos buscar a otros de hacerlo, sino nosotros mismos debemos saber cómo y hacerlo. Si no sabemos como, debemos aprender, y llevar la gente a otros hasta que sabemos.




4) A veces es progreso de perder gente estorboso.

A veces hay gente inconversa que son miembros prominentes o aun ministros o pastores. Es ganancia a perder estos que dañan a la obra de Dios. 3Jn. 9-10




5) Éxito a veces es fidelidad y piedad en los miembros, más que grandes números de personas.

Ro. 16:17-18 Dios hace que evangelismo funciona por medio del ejemplo espiritual del quien lo anuncia. Entonces, no podemos dejar de evangelizar porque tenemos mal testimonio, sino corregir nuestro testimonio primero, y cumplir con el testimonio a otros en evangelizar.

Es un factor negativo cuando tenemos vidas tan malas, tan problemáticas y conflictivas sin resolución y sin paz, y luego anunciamos muy campantemente que somos cristianos. En luego de atraer gente a Cristo, repulsamos estos de querer a acercarse a Dios.



Controlando tu Ira


(haz clic en la imagen)

Este libro es para ayudar a los hermanos con su ira. A la verdad, Dios no está en el enojarse y ventilarse atacando a otra gente. Dios quiere que mantenemos control. Cuando uno debe enojarse (contra pecado y falsa doctrina) casi nunca hacemos esto. Cuando no debemos hacerlo, esto es cuando lo hacemos. Por ejemplo Jesús ni se enojó con la tortura que le hicieron ni abrió su boca. Este libro va a pasar por unos principios útiles para controlarse cuando uno se enoja.

Tabla de Contenido

Introducción
Capítulo 1 ¿Qué es el pecado del enojo?
¡Qué es la definición del “enojo”? El mero pecado del enojo y sus amigos. Diferentes Grados de enojo. El coraje, el rencor y la guerra del silencio. Provocación a otros a la ira.

Capítulo 2 ¿Cuándo no es pecado el enojarse?
El airarse bíblico. Cuando Jesús se enojo con ira santa. Ejemplos de Moisés y Nehemías.

Capítulo 3 ¿Cómo nos afecta el enojo?
El enojo produce conflicto, contención y problemas. Es un lazo para nuestra alma. Nos identificamos como necios y no como sabios. El enojo y la ira es lo que los inconversos hacen libremente, no es lo que hace un hijo de Dios normalmente.

Capítulo 4 ¿Cómo dominamos y controlamos nuestro enojo?
Sumisión a la voluntad de Dios para tu vida. Buscar la templanza, no el desenfreno carnal. Busca paz, no contención. Haz el bien, y no el mal.

Capítulo 5. El amor como el cimiento para la salvación.
El Carácter de Dios: Dios es Amor. Somos salvos por el amor de Dios. El salvo es un imitador de Dios. “Dios es amor” 1 Juan 4:8 El amor es lo opuesto a ser extraño y agresivo. “El amor es de Dios” 1ª Juan 4:7 ¿Por qué amamos? (Buscamos el amor) Es el primer mandamiento. Es el segundo mandamiento. Amamos porque Dios nos ama. Los cristianos llevan el amor como identificación de quien es salvo. Todos los salvos aman a los hermanos. El no amar es aborrecer, es la conducta de un inconverso.

Capítulo 6. El perdón está en contra de la venganza.
Perdonado como nosotros perdonamos ¿Qué es el “perdón? ¿Qué es la misericordia? El perdón y la misericordia son parte del carácter de Dios El perdón es un concepto clave en la salvación. ¿Por qué me es importante el perdón? Dios promete misericordia solamente para aquellos que son misericordiosos. Dios castiga cruelmente a la persona que no tiene misericordia. El perdón de Dios es un requisito para obtener la salvación. Debemos amar a quien nos perdona. ¿Cómo puedo perdonar a otros? Debemos recordar el perdón que Dios nos dio a nosotros. No llevar cuentas con la gente. Debemos entregar todo a Dios y no tomar las cosas tan a pecho. El cristiano debe dejar toda venganza en las manos de Dios. No busques juzgar a otros, sino ten compasión de ellos. Los Cristianos debemos buscar la paz y no contiendas. La regla de oro es nuestra guía. Una lista de sugerencias. Conclusión

Ver la página de descargar
Esta entrada ha sido publicada en Buena Materia para Predicadores, Evangelismo y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Homosexuales que desafían a Dios. Se trata de porque la Biblia denuncia el homosexualismo y lesbianismo como abominables pecados. Posición cristiana en no acomodarse con ellos como hizo Lot.