Thiessen Teología Escatología Cap. 39b Escatología Personal

Thiessen Teología Escatología Cap. 39b Escatología Personal es la continuación de este capítulo.

II. LA IMPORTANCIA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

La iglesia primitiva estaba muy interesada en la doctrina del regreso de Cristo. Los apóstoles habían sostenido la posibilidad de su regreso en su día, y las siguientes generaciones mantuvieron viva la esperanza bienaventurada como algo inminente. No fue sino hasta el siglo III que hubo una gran excepción a esta regla, pero desde la época de Constantino en adelante, esta verdad comenzó a ser rechazada hasta quedar casi totalmente descartada. Es solo durante los últimos 100 años que esta doctrina ha sido revivida en la iglesia.

Aunque todavía hay indiferencia y oposición, hay un creciente y saludable interés en esta verdad bíblica. Mientras los cristianos devotos dicen: «Amén. Ven, Señor Jesús» (Apocalipsis 22:20), los incrédulos y los burladores continúan diciendo: «¿Dónde está la promesa de su venida? Porque desde que los padres durmieron, todo continúa tal como estaba. Existió desde el principio de la creación» (2 Pedro 3:4). La incredulidad del escarnecedor no reduce la importancia de esta doctrina; más bien, muchas cosas indican su importancia.

A. SU PROMINENCIA EN LAS ESCRITURAS

A lo largo de las Escrituras se le da un lugar destacado a la segunda venida de Cristo. Aunque el primer y segundo advenimiento a menudo están tan estrechamente fusionados en las profecías del Antiguo Testamento que se hace difícil presentar una promesa específica que trate únicamente de la segunda venida, hay algunas referencias que claramente lo hacen (Job 19:25f.; Daniel 7:13ss.; Zacarías 14:4; Malaquías 3:1ss.). El Nuevo Testamento menciona esta doctrina más de trescientas veces. Capítulos enteros están dedicados al tema (Mateo 24, 25; Marcos 13; Lucas 21; cp. 1 Corintios 15). Algunos libros prácticamente se dedican a este tema (1 Tesalonicenses; 2 Tesalonicenses; Apocalipsis). Está a la altura de otras doctrinas importantes en cuanto a énfasis.

B. ES UNA CLAVE PARA LAS ESCRITURAS

Hablamos de la oración y de un espíritu entrañable como claves para la comprensión de la Palabra de Dios, pero además de estas, el reconocimiento del carácter fundamental de la doctrina del regreso del Señor es una clave en las Escrituras. Muchas doctrinas bíblicas, ordenanzas, promesas y tipos no pueden entenderse completamente excepto a la luz de la doctrina del regreso del Señor.

Tomemos el caso de la doctrina bíblica. Cristo es profeta, sacerdote y rey, pero nadie puede entender correctamente su oficio real aparte del reconocimiento de la verdad de su segunda venida. La salvación se representa como pasado, presente y futuro, pero no se puede tener una visión adecuada del aspecto futuro aparte de la creencia en el regreso del Señor. La enseñanza de Juan acerca de las dos resurrecciones (Apocalipsis 20:4-15) presenta un enigma aparte de esta doctrina. El pacto davídico (2 Samuel 7:12-16; Salmo 89:3f.) permanece inexplicable para quien rechaza la verdad del regreso de Cristo.

La profecía sobre la restauración de la naturaleza y el mundo animal (Isaías 11:6-9; 65:25; Romanos 8:20-22) se vuelve absurda si se interpreta aparte de una referencia al segundo advenimiento. La predicción del golpe en la cabeza de Satanás (Génesis 3:15) pierde su sentido real si no se asocia con el regreso de Cristo.

Muchos tipos de Escritura pierden sus rasgos más atractivos si no se los considera a la luz del regreso de Cristo. El ministerio y la llevada de Enoc es uno de estos (Génesis 5:22-24; Hebreos 11:5; Judas 1:14). La historia de Noé cae al nivel de un mero hecho histórico si no tiene un significado típico, al igual que la bendición del sumo sacerdote al pueblo en el día de la expiación (Hebreos 9:28).

Lo mismo ocurre con muchas de las promesas de las Escrituras. La venida del Señor es la clave de muchos de los Salmos (Salmos 2; 22; 45; 72; 89; 110). Pedro declara que todos los santos profetas hablan de los tiempos de la restauración y de la venida de Cristo (Hechos 3:19-24). Además de esto, hay muchas promesas definitivas de su regreso en el Nuevo Testamento (Mateo 16:27; Juan 14:3; 1 Tesalonicenses 4:13-18; Hebreos 10:37; Santiago 5:8; Apocalipsis 1:7; 22:12, 20). En estos, el cristiano es desafiado a estar listo para su regreso, consolado por el hecho de su regreso, exhortado a consolar a los afligidos por la verdad de su regreso, pedido de soportar la opresión a la luz de su regreso, exhortado a mantener la confianza porque en breve regresará, y aseguró que su regreso traerá bendiciones y recompensas a todos los que lo busquen. Seguramente, algunos de los incentivos más preciados para la piedad se pierden al rechazar la verdad del regreso del Señor.

Lo mismo ocurre con las ordenanzas; pierden todo su significado para quien rechaza la verdad del regreso del Señor. El bautismo implica la resurrección con Cristo a una vida nueva, y esta vida nueva en Cristo Jesús se manifestará cuando Aquel que es nuestra vida se manifieste en gloria (Colosenses 3:1-4). Así también la Cena del Señor tiene relación con el segundo advenimiento. Pablo dice: «Porque todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga» (1 Corintios 11:26). Y Jesús dijo: «Pero yo os digo que no beberé de este fruto de la vid desde ahora hasta el día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre» (Mateo 26:29).

C. ES LA ESPERANZA DE LA IGLESIA

La venida del Señor se nos presenta como la gran esperanza de la iglesia. Ni la muerte ni la conversión del mundo es la esperanza del creyente, pero según las Escrituras, sí lo es el regreso del Señor. Pablo dijo: «¡Estoy en juicio por la esperanza y la resurrección de los muertos!» (Hechos 23:6; cp. 26:6-8; Romanos 8:23-25; 1 Corintios 15:19; Gálatas 5:5) y «Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Cristo Jesús» (Tito 2:13). Pedro escribió: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos» (1 Pedro 1:3, cp. 2 Pedro 3:9-13). Y Juan dijo: «Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser. Sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza puesta en Él, se purifica a sí mismo, así como Él es puro” (1 Juan 3:2ss.).

D. ES EL INCENTIVO AL CRISTIANISMO BÍBLICO

La venida de Cristo es el gran incentivo del cristianismo bíblico. Una creencia sincera en esta doctrina ha tenido mucho que ver con la ortodoxia, porque aquellos que han abrigado esta esperanza con el mayor entusiasmo e inteligencia nunca han negado la deidad de Cristo, ni cuestionado la autoridad de la Biblia, ni declinado de la fe que una vez fue entregada a los santos. Pero esto no es todo. La aceptación de esta verdad induce también a la autopurificación (Mateo 25:6ss.; 2 Pedro 3:11; 1 Juan 3:3); inspira vigilancia y perseverancia (Mateo 24:44; Marcos 13:35ss.; 1 Tesalonicenses 5:6; 1 Juan 2:28); desafía al reincidente a volver (Romanos 13:11ss.); constituye una advertencia a los impíos (2 Tesalonicenses 1:7-10); y es una permanencia en la adversidad y el duelo (1 Tesalonicenses 4:13-18; 5:11; 2 Timoteo 2:12; Hebreos 10:35-39; Santiago 5:7). Está claro que la esperanza bienaventurada fue el incentivo del cristianismo apostólico. Los hombres que habían oído a Jesús decir que vendría otra vez, no pudieron ser nuevamente seducidos por las tentaciones de este mundo. Anhelaban su venida, vivían para ella, buscaban llevar a otros a él ya la esperanza de su regreso.

E. TIENE UN EFECTO MARCADO EN EL SERVICIO CRISTIANO

Las Escrituras proporcionan en las promesas y perspectivas de su regreso el mayor estímulo para el servicio (Mateo 24:45-51; Lucas 19:13; 1 Corintios 3:11-15; 2 Corintios 5:10ss.). En ellos se nos revela el propósito divino y el programa de servicio (Hechos 1:8; 15:13-18; Romanos 11:22-32). Y luego, esta misma verdad constituye la base de los llamados más eficaces para la aceptación de Cristo y para la consagración de la vida a Dios. Pablo ciertamente lo usó así (Romanos 13:11ss.; 2 Tesalonicenses 1:7-10). Por lo tanto, concluimos que la segunda venida de Cristo es una doctrina muy importante.

Más Entradas sobre la Escatología

Esta entrada fue publicada en Escatología. Guarda el enlace permanente.


El Predicador y Sus Libroses una entrada sobre los libros de estudio de un pastor o alguien que prepara clases o sermones.