Dividiendo correctamente las Escrituras

Dividiendo correctamente las Escrituras explica como correctamente tomar y entender las diferentes partes de las Escrituras.

2 Timoteo 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

“usa bien” – G3718 (Strong (ESP))
ὀρθοτομέω ordsotoméo; de un compuesto de G3717 y la base de G5114, hacer un corte derecho, i.e. (fig.) dividir (exponer) correctamente (el mensaje divino):-bien

Dividiendo correctamente las Escrituras

Aun adentro de la misma Biblia (recordamos la analogía de la fe aquí) hay exhortación de usar bien la Palabra de Verdad, la Biblia. La idea es de dividir lo que dice para entenderla.

Diferentes grupos interpretan esto en diferentes formas. Los calvinistas dicen que uno tiene que empezar en este pizarrón blanco con las doctrinas principales del Calvinismo, el TULIP. Pero esto es exactamente no es lo que debemos hacer, y haciéndolo, uno va a estar bajo condenación delante del Señor un día.

Los Dos Testamentos o Pactos

Lo que es muy obvio es que Dios trató diferente con la humanidad (y sus hijos que creen en Él) en el Antiguo Testamento que el Nuevo Testamento. Tenemos que “dividir” esto correctamente. Quiere decir que entender las distinciones y los propósitos de Dios.

Aunque pocos teólogos admitan esto, nos paramos hoy en día sobre muchas cabezas de personas para entender lo que entendemos. Por otros que pasaron por cosas difíciles y sin entender lo que estaba pasando a ellos, nosotros sacamos provecho en nuestro entendimiento.

Las Etapas diferentes, las dispensaciones

Por ejemplo, Dios empezó un nueva etapa con el hombre con estas personas en la Biblia. Lo que hizo con Adán es diferente que lo hizo con Abraham, con Moisés, con las profetas, con Jesús en la carne enseñando, con la iglesia y Paulo, y con Juan en Apocalipsis. Estas diferencias tienen que quedarse adentro de esta analogía de la fe de que creemos porque Dios nos enseña esto. Pero hubo diferencias en trato.

Unos usan la palabra pacto, y otros usan dispensaciones, pero los dos están tratando de presentar una división entre estas personas y tratos divinos.

Lo que tenemos que observar es que es cierto que en estas divisiones hay algo diferente de trato, pero la salvación queda lo mismo en todos. Un cree en la provisión de Dios para salvar uno de sus pecados. Uno no es salvo por sus obras, pero un salvo debe tener buenas obras que corresponden a la vida de una persona que agrada a Dios. Obras para ser salvo y obras que brotan naturalmente de la vida de un salvo siempre ha sido un punto de mucha controversia. Por ejemplo, la Iglesia Católica enseña que uno es salvo POR LAS BUENAS OBRAS QUE uno hace. Para ellos, la iglesia define cuales buenas obras es que salva a uno.

La Biblia enseña que las obras no salvan sino la fe en Jesucristo es lo que salva, y las obras son un elemento que siguen a quien es salvo.

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
Efesios 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe.

El Proceso de entender correctamente las Escrituras

Pero hay un proceso de dividiendo correctamente las Escrituras, de interpretarlas correctamente que debe preocuparnos demasiado. Este proceso es vigente hoy en día para todo cristiano. Uno no se puede discernir lo que Dios quiere de uno sin interpretar la Biblia para uno mismo.

Entendiendo la Diferencia entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento

Cuando uno empieza a estudiar la Biblia, uno tiene que entender que hay bases de entendimiento que fueron expuestas en la Biblia, pero las bases nos ayuda de entender lo espiritual, aunque no estamos expresamente bajo estos ejemplos o mandamientos hoy en día.

Por ejemplo, Adán y Eva fueron probados por Dios con la prohibición de no comer del árbol. Esto fue una situación de puro obediencia. Creen lo que Dios manda o no. Obedecen o no. Pues no. Pecaron. Desobedecieron. En un sentido, esto era salvo por obras o no. Pero fíjate que no es realmente. Era de estar bien con Dios (así empezaron) o de caer en desgracia con Dios por las obras de obedecerle. Pero por todos modos no estamos en sus zapatos hoy en día.

Pero en un nivel muy básico, entendemos el asunto. El hombre no obedece lo que es la voluntad de Dios, y por esto, está en la desgracia y bajo la condenación de Dios. Pero está envuelto en su caída el entender el mandamiento de Dios, y Satanás torció lo que Dios dijo, asignando otros motivos, y negando lo que dijo Dios. Esto es lo mismo de lo que estamos hablando.

Moisés y la Ley

Con Moisés Dios definió la voluntad PARA ELLOS. Esto era un pueblo entre culturas paganas a su alrededor. Estas culturas tuvieron creencias particulares que Dios vio necesidad de imponer restricciones y mandamientos en contra de ellos. No vivimos entre las mismas culturas, pero con otras culturas con diferentes excesos y pecados. Nuestra situación necesita diferentes normas que el pueblo de Israel en el tiempo de Moisés.

Esto no es contradicción. En el Antiguo Testamento, Dios identificó el puerco como animal y carne sucia, y no deberían comer de ello. Por el tiempo del Nuevo Testamento, aparentemente se cambió el entendimiento de los hombres que se encarga a criarles y el trato desde que están muertos había cambiado. Dios dice que podemos comer de ellos. El principio de cuidar tu cuerpo de comidas que dañan a tu salud es lo mismo por toda la Biblia, pero la aplicación es local, diferente en una cultura y situación en la historia que otra.

No exigimos que todo varón creyente tiene que irse al Templo en Jerusalén cada año como es en el Antiguo Testamento. Pero sí insistimos en la necesidad de que cada cristiano congrega. El principio espiritual es lo mismo en las dos aplicaciones, pero el mandamiento actual es un poco diferente entre los dos.

Tomado en parte desde el libro “The Use of Scripture in Theology” por Nathan William Taylor (desde las lecturas de Nathan Willian Evans 1905)

Más Entradas desde la Bibliología Categoría

Dividiendo correctamente las Escrituras

¿Qué debo hacer para ser salvo?

El libro escrito por Pastor David Cox, Libro: ¿Qué debo hacer para ser salvo? ¿Qué debo hacer para ser salvo? Un profundo explicación sencilla de la salvación. Secciones: Todos somos pecadores. La Realidad del Castigo Eterno (El Infierno). Cree en el Señor Jesucristo. Nadie puede salvarse a sí mismo. Y ¿Qué del Arrepentimiento? La Salvación Inmediato. Ejemplos bíblicos de la Salvación: Confía en el abogado experto. Un Nacimiento Nuevo. Un enlace Matrimonial. Acéptalo Hoy: Asegúrate. No dejes otras cosas te quiten la salvación. ¿Cómo acepto a Cristo? Ya acepte a Jesucristo, ahora ¿Qué? La Salvación Segura. Al ser salvo, uno es bautizado en el Espíritu Santo. La Herencia o Deposito del Espíritu Santo. Completos en Cristo. La Confesión pública de Cristo. Bautismo en Agua. Bautismo no te salvará. Excusas por no ser salvo. Puntos claves.

Leer el libro en línea (y descargarla aquí): Libro: ¿Qué debo hacer para ser salvo?
Esta entrada fue publicada en Bibliologia. Guarda el enlace permanente.


Sermón No hay cobardes en el cielo

Apoc 21:28 excluye los cobardes del cielo. Si uno tiene miedo que le controla tanto que no ir adelante para Dios, para obedecer a Dios, tampoco cree en el poder y las promesas de Dios. Para Dios (de este versículo), esta persona no tiene fe salvadora tampoco. Si uno cree en Dios, entonces cree en las promesas de Dios, y vive lo que Dios le manda. Cobardía es de ver peligro y no actuar, de correr si hace algo. Esto no es un cristiano.
Nuestro Canal de YouTube.