¿Por qué hay tanto estrés en pastores y ministros?

por Pastor-Misionero David Cox

Según unos estudios (churchlink.com.au), hay razones que aparecen más frecuentes: (comentarios por Pastor Cox)

1. Hay gran diferencia entre lo que piensan entrando, que es la realidad del ministerio actual.

Esto es por desobedecer 1Tim 3, donde Dios implica que son “puestos a prueba primero”. No hay clase para ser pastor, sino que cada persona que quiere ser pastor debe andar en deberes y ministerios menor que pastor por un tiempo, unos años, aprendiendo cómo es en el ministerio antes que actualmente toma una iglesia. No hay mejor maestro de estar en una posición de observar a otro hacer la cosa, bien o mal, y quietamente anotar lo que hace bien, y lo que hace mal.

2. No hay firme objetivos y metas.

Simplemente, es difícil “definir” éxito, y tantos toman la situación a definir el éxito en el ministerio de pastor a lo que ellos quieren que sea, mucho dinero, grandes edificios, mucha gente, fama, poder, control, etc. Realmente ni el pastor ni la iglesia tienen firmes objetivos de que es éxito o fracaso.

A veces cosas importantes no se hacen, y todo el tiempo y esfuerzo se gasta en cosas no importantes.

3. Exceso demandas de trabajo. 

Según los estudios en los Estados Unidos de sus pastores, es normal que un pastor trabaja unos 60 o más horas en una semana. O sea, aparte de total el día domingo, lunes a viernes y sábado, está envuelto en actividades del ministerio. Hay muchos problemas con su familia y esposa por esto, y igualmente, todo causa estrés sobre el ministro y su familia.

4. La forma de trabajo espiritual que es el ministerio.

En otros trabajos, la exigencia de que uno trabajador sigue los principios que enseña en menor. Un doctor puede fumar, y aun que tiene problemas de salud por ello, no interfiere mucho con su práctica como doctor. En cambio, un entrenador de ejercicios no puede ser sobrepeso. Tiene que actualmente hacer lo que enseña.

En el ministerio, el pastor está siempre “bajo el microscopio”, y él y su vida son objetivos de observación y conversación para ver si él realmente vive lo que predica. Esta es estrés adicional que muchos trabajadores no tienen que sufrir. Como pastor, quiero ir a la iglesia cada servicio. Pero a veces me da envidia, que unos de los hermanos se despierten domingo en la mañana, y nada más se quedan en la cama y dan la vuelta, diciendo, “Próxima semana vamos a la iglesia, pero hoy voy a dormir.” El punto no es que quiero quedarme en la casa, sino que hay una presión para que siempre yo llego, llego a tiempo o antes, y siempre estoy 100% de buena actitud y humor, cosa que no es lógico que siempre será así. Pero la presión está sobre los ministros que no está sobre los demás.

5. El conflicto de ser paciente y doctor a la misma vez.

En las cosas de la iglesia, el ministerio, y la vida cristiana, el pastor es actualmente un “paciente bajo tratamiento” a la misma vez que es “el doctor que diagnostica y trata los problemas. En esta situación a veces es muy difícil porque sus propios problemas espirituales interfiere con su trabajo como “doctor”. El pastor tiene necesidades espirituales igual como cualquier miembro, probablemente mas. Pero hay poca atención a estas necesidades de parte de otros aunque el pastor sea un excelente ministro a otros. Humildad en pedir ayudar, o aun llevarlo a la atención de otros causa que estas necesidades llegan a ser crisis. Muchas veces estos problemas son económicos.

6. Tiempo y problemas de manejarlo.

De una mano, pastores tiene muchísimo control sobre la disposición de su tiempo. De la otra, muchos no gastan su tiempo en una forma buena. Muchos gastan su tiempo sobre cosas que a la verdad no render buen fruto.

7. La falta de “premios” por buen trabajo.

Pocas son las iglesias que le dan algo extra a su pastor si hace buen trabajo. Esto hace más estrés, porque el pastor sigue trabajando por el Señor, pero causa un sentido de ser despreciado u olvidado por su gente que sirve.

8. La falta de poder lograr resultados espirituales.

Es un problema que muchos profetas en el Antiguo Testamento dio testimonio de tener. El profeta predicaba el mensaje de Dios. Lo hizo bien porque Dios le dio testimonio con milagros y otras cosas que es demostrado de ser de Dios. Además Dios grabó su mensaje como texto inspirado en las páginas de la Biblia. Pero Israel no respondió, y se desanimó el profeta.

La falta de logra espiritualmente en las vidas de su cargo es un gran causa de estrés, y muchos pastores brincan de iglesia a iglesia exactamente por esto.

9. La preocupación de ofender personas sensibles.

Muchos pastores, pues, todos, tienen que tratar con cualquier cosa que dicen, hay alguien que toma ofensa. Muchos tratan esta situación con no predicar todo el consejo de Dios, o predicarlo en una forma más débil o establecer normas más bajas que realmente la Biblia propone. Entonces el estrés entre en 1) ofender las personas si eres fiel a Dios, o 2) ofendas a Dios si cambias el mensaje. Ni modo cual escojas, el estrés está allí porque tu pueblo está delicado.

10. El error de administración como primera prioridad.

En muchas iglesias, la comunidad llega a ser muy grande, y las demandas llegan a ser igual de grande. El pastor gasta demasiado de su tiempo en demasiado cosas de poco rendimiento, o sea, cosas que realmente importan poco, y no son cosas de la eternidad.

11. De ser solo.

Probablemente uno de los factores más fuertes en todos los casos son pastores (y sus esposas) sin amigos. Hay un error de tomar cualquier otro pastor como enemigo o competidor, entonces no hay amistad allí. En la iglesia, todos son “sus estudiantes”, y es un gran error que maestros tratan y hacen amistad con estudiantes como iguales. Entonces el pastor y su esposa viven en una isla solos. Esto causa gran estrés.

 

Mayo 22, 2017 at 12:41 pm by Pastor Cox
Category: Problemas y Estrés
Tags: , , ,