¿Por qué tantos predican hoy en día, y sus predicaciones no resultan en buenos frutos? Es porque su predicación no es eficaz. No han agarrado el propósito divino de la predicación en una iglesia.

Dios ha hecho una regla, que cada cosa reproduce según su género. Frutales de manzana producirán solamente manzanas, nunca naranjas.

Mat 7:20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

Mat 12:33 O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol. Mat 12:34 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mat 12:35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.

Es ilógico de pensar que algo bien puede venir de una fuente corrupta.

Hay unos principios divinos aquí para guiarnos.

(1) Buena doctrina produce fruto espiritual

El problema con muchos predicadores hoy en día es que creen que la Biblia es solamente un libro de historias religiosas, y ellos la tratan como esto. Su punto de vista no es que las Escrituras son algo para cambiar nuestra vida, sino es algo de historia que dices a tus hijos antes de dormir para tener buenos sueños.

Cuando hacen un sermón, el sermón repita una historia de la Biblia, o leen un pasaje o dos, y luego termina. No hay un punto de cambio moral en su sermón.

Cuando una persona entiende bien las doctrinas de la Biblia, estas creencias (si es que son creencias y no nada más memorias de algo que alguien le ha dicho) a fuerzas tienen que cambiar su vida para vivir más como la imagen de Jesucristo.

Las doctrinas de Dios son más que cosas históricas que sí pasaron en el pasado. Estas doctrinas tuvieron importancia, y todavía tienen hoy en día. Jesús murió en la cruz, pero su muerte pagó o apagó la ira de Dios en contra de nosotros por nuestros pecados. Si crees con todo tu corazón esto, tendrás fe en Jesús, y en su obra en la cruz. Esto también te hará cambiarte en la imagen moral de Jesús, tu Salvador.

Si nuestro sermones nada más pasan información tradicional, son ineficaces. No hacen la obra que Dios quiere que lo hacen. Dios quiere que anunciamos el mensaje de Dios para cambiar moralmente la gente escuchandonos.

Desde de cada sermón, debes preguntarte, ¿En qué cosa estoy pidiendo la congregación de cambiarse moralmente? No se vale de decir, de decir que cree que Noé existió a realmente creerlo. No. ¿En qué forma la existencia de Noé me debe cambiar mi vida? Esto es lo que el sermón debería haber hecho abundantemente claro. Debería haber sido una exhortación emocional y pasionante hacia está cambio.

Además, un sermón es un argumento desde la primera palabra hasta la última. Quiere decir, que el argumento concluye en la aplicación y exhortación al final, y todo en el sermón debe ser solamente para convencer en este punto del argumento. Lo que no fuertemente apoyo el argumento debe ser quitado, y lo que queda debe ser fuerte evidencia y convenciente para aceptar el argumento.

Además la evidencia que se presenta en el sermón para convencer la congregación del argumento (el tesis o tema del sermón) debe ser principalmente exposición de las Escrituras. Cuando lees un pasaje en tu sermón, debe hablar de la conclusión del argumento que estás proponiendo, o tu exposición debe hacer claro tal cosa. No tratas de nada más el argumento, y solamente el argumento, y nada más lo mejor para convencer el argumento a tu punto. Quitate todo lo demás de tu sermón porque distrae y interrumpa la presentación de tu argumento.

Jn 15:8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Nuestro propósito es de llevar mucho fruto espiritual para Dios. Solamente así somos discípulos de Jesús. De ser un discípulo de Jesús es de decir que somos como él es.

Lo que hacemos, es porque creemos en ello.

Doctrina produce conducta. Igualmente el inverso es verdad. Lo que hacemos, buscamos racionalizarlo por supuestas creencias (lógicas y argumentos que proponemos). Cuando cristianos dicen que creen en la oración, que cambia las cosas, y ellos pueden cambiar sus vidas por la oración, pero no oran, es porque todo esto que dicen que creen, realmente no creen en ello. Creencia actualmente causa las personas de actuar en formas de acuerdo con su creencias actuales.

Parte de la tarea del predicador es de convencer la congregación de la certeza de las cosas que Dios ha dicho. Realmente no es válido de usar cosas afuera de las Escrituras como cosa principal, pero aun usando las Escrituras, tenemos que insistir en como son lógicos, buenos, ciertos, y poderosos.

Dios usa ejemplos en las vidas de personas bíblicas de demostrar estos principios espirituales. En esto habla por ejemplo de la misericordia de Dios en sacar Israel de Egipto. Pero el predicador tiene la tarea de convencer su gente de la certeza de lo que Dios dice y impone. Pecado será castigo. Este punto es algo bastante importante, pero pocos son que creen esto, porque casi nadie hace medidas extremas para no pecar.

Entonces, hay dos principales propósitos que la predicación debe cumplir:

(1) Exhortación a obedecer a Dios.

(2) Creer en lo que ha dicho Dios.

(1) Exhortación a obedecer a Dios.

En este caso, la exhortación debe ser muy especifíco, que debe ser un punto de moralidad. La “exhortación” de realmente creer que Moisés llevó Israel de Egipto no es un cambio de moralidad. Es un punto de historia. Si pasó o no, es algo que en sí no es un punto de moralidad. Es algo de si la persona acepta la autoridad de Dios, y esto se trata no por puntos especificos en la historia, pero de otra forma, la autoridad de Dios, la fidelidad de Dios, etc.

Para que un sermón cumple con su deber como exhortación, tiene que explicar que es la actuación incorrecta, y lo que es la correcta por exposición de versículos SOBRE ESTE PUNTO de moralidad.

Por ejemplo, si vas a predicar contra la mentira, y usas Romanos 1:25 como tu versículo en contra de esto, entonces no sirve mucho este versículo.

Rom 1:25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Es mencionado en pasar, y hay mejores versículos en contra de la mentira. Mejor son estos…

Pro 12:22 Los labios mentirosos son abominación a Jehová; Pero los que hacen verdad son su contentamiento.

Col 3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

Efe 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

These versículos directamente prohíbe el decir mentiras.

Efe 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Este versículo dice PORQUE NO DEBEMOS MENTIR. Es porque somos miembros los unos de los otros. Estamos haciendo daño uno al otro cuando estamos mintiendo.

Esto es la forma de enseñar moralidad. Es un punto de cambiar la moralidad de la persona. Al final (si eres éxitoso) la persona va a jurar o decidir de no mentir más.

Sermones Horatatorios (que incitan, exhortan, o animan) cumplen con esta impertativo divino cuando hay un punto de moralidad (conducta espiritual), y esto es atacado como pecado (dejarlo) o justicia (debemos dedicar esfuerzo a hacerlo).

(2) Creer en lo que ha dicho Dios.

En este caso, hay mucho abuso. Puede haber miles de sermones que toman el imperativo divino de edificar fe, y simplemente hablar de la historia bíblica de un punto. Pero esto tampoco se vale.

Lo que hace un sermón que cumple aquí no es simplemente, sino como en creer en este punto, ¿Cómo vamos a vivir nuestras vidas diferentes? Si crees realmente en la creación por la mano de Dios, entonces ¿Cómo cambia tu vida este punto?

La respuesta es simplemente que Dios como Creador tiene el derecho de dirigir, ordinar, restringir, y demandar en nuestras vidas. A fin de cuentas la teoría de la evolución fue fabricado para negar el poder de Dios sobre nuestras vidas de hacer exactamente estas cosas.

El Sermón eficaz enseña la persona y carácter de Dios

Me gusta sermones y estudios sobre la persona y carácter de Dios (los atributos de Dios). Pero tantos que he oído y escuchado, y tantos que siendo bien en mucho de su material, nunca aplican este buen material a algo practico. Recuerda.

Lo que no lleva al oyente más cerca a Dios en su vida espiritual, y más como Dios en su moralidad, mata el oyente con ruido. (David Cox)

¿Qué es ruido aquí? Simplemente, es algo no necesariamente malo, pero tampoco te ayuda. Si hay una persona muriendo de hambre, y encuentra una caja con refrescos de dieta (cero calories), y dulces dieteticas (cero calories), y come todo esto. ¿Le ha ayudado? No. Nada. Si sigue comiendo este tipo de cosas en lugar de algo con calorias que va a nutrirle, morirá.

Satanás sabe que es mejor que las personas se quedan en la iglesia ocasionalmente, oyendo a sermones que nunca van a cambiar sus vidas (no exhortan a hacer justicia, no regañan en contra de pecado, y no edifican su fe para cambiar su conducta). Si Satanás puede llenar los sermones de una iglesia con sermones sin sustancia, mejor allí que nunca ir a la iglesia, y luego la persona siente redarguido, y cambia totalmente.

Si Dios es fiel, hablando promesas que Él va a cumplir con ellos, entonces un sermón que edifica nuestra fe en este Dios por estas cosas como vemos en la Biblia, entonces crece nuestra fe. Así es buena predicación.

Moralidad es transferido solamente por un maestro viviendo lo que está enseñando

Además, personas no “aprenden” nada realmente de personas predicando si no les respetan a ellos. Quiere decir, que entre tantas cosas, la congregación tiene que ver que la persona predicando actualmente está viviendo la moralidad que nos presenta la Biblia. Brechas en carácter (aun cosas pequeñas) son muy graves en contra de alguien (especialmente alguien nuevo o joven). Para que un pueblo crece de la enseñanza de un predicador, tienen que ver madurez en tal persona. Madurez es que vive los principios de la Biblia que pretende de estar dando en sus sermones.

Con tiempo y muchos sermones, un predicador normalmente gana el respeto de su gente. Pero hay cosas que van en contra de este proceso.

1. Eventos donde se pierda su calma.

Básicamente, esto es cuando él habla y expone un espíritu carnal. Sessiones de regañar a individuos o el grupo es un ejemplo. Es una cosa de quietamente exponer un asunto en un sermón, mostrando por exposición donde debemos hacer tal cosa, o donde no debemos hacer otra. Pero cuando empieza a decir cosas que simplemente es su voluntad, y enojar con otros que no están de acuerdo es un evento que pocos toman bien.

1Ti 3:3 no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;

La palabra “no pendenciero” habla de no ser un golpeador, i.e. belicoso (peleonero). La persona que está pronto para argumentos y contenciones.
πλήκτης pléktes; de G4141; golpeador, i.e. belicoso (peleonero):-pendenciero.

De ser “amable” es el opuesto de ventilar su enojo.
ἐπιεικής epieikés; de G1909 y G1503; apropiado, i.e. (por impl.) gentil, suave:-gentileza, afable, amable, apacible.

“Apacible” también  lleva esta misma idea de que no es alguien dado a controversía con los hermanos.
ἄμαχος ámajos; de G1 (como partícula neg.) y G3163; pacífico:- no pendenciero.

2. Favoritismo.

La Biblia condena favoritismo, especialmente entre las personas en posiciones de poder. El concepto aquí es un poco difícil.

Lev 19:15 No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo.
Due 16:19 No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos. 
2Cr 19:7 Sea, pues, con vosotros el temor de Jehová; mirad lo que hacéis, porque con Jehová nuestro Dios no hay injusticia, ni acepción de personas, ni admisión de cohecho.
Pro 24:23 También éstos son dichos de los sabios: Hacer acepción de personas en el juicio no es bueno.
Stg 2:6 Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales? Stg 2:7 ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros? Stg 2:8 Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; Stg 2:9 pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.

Hch 10:34 Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas,

La idea es de aceptar la persona en lugar de la causa. Cuando se presentan causas delante de uno, tiene que presentarlas personas. Allí es donde va mal en los ojos de Dios. En lugar de pesar la causa a cada persona igual, ignorando lo que han hecho las personas envueltos en el asunto, el juez toma lados porque unos son favoritos para con él.

La gente de una iglesia tiene que saber con confianza que el pastor (como lider) no toma lados en los pleitos, poniendose a un lado simplemente por quien que está a aquel lado. Tienen que confiar que el pastor va a oír los dos lados de un asunto sin haber prejuzgado el asunto por medio de quien es su amigo o favorito, y quien no lo es.

3. Errores de lógica y falta de argumento.

Otra cosa que causa un predicador de no ser aceptado en una iglesia es cuando él hace errores de lógica (o simplemente no tener lógica).

Cuando no se muestra que está bien de acuerdo con lo que la Biblia obviamente dice, va a perder su apoyo y respeto de entre los hermanos.

 

septiembre 18, 2017 at 10:53 am by Pastor Cox
Category: Predicador