Pastores saliendo del ministerio por estrés

Este artículo es basado en un artículo en inglés que se puede leer aquí

http://www.intothyword.org/articles_view.asp?articleid=36562&columnid=

1. Las Estadísticas sobre Pastores saliendo del ministerio.

Según Dr. Richard J. Krejcir, dice que 70% de los pastores son extremadamente estresados en el ministerio. Dice que 35 a 40% salen del ministerio, muchos adentro de los primeros 5 años.

Se fueron a una conferencia de pastores en California, y hicieron un encuesta con 1050 pastores asistiendo esta conferencia.1

Unos de sus observaciones y resultados:

  • De los 1050, todos (100%) tuvieron un socio o amigo del seminario quien ha dejado el ministerio por razones de estrés, conflicto con (adentro de la iglesia con ellos) su iglesia, o de un fracaso moral.
  • 90% confesaron de ser estresado frecuentemente.
  • 89% dijeron que se han considerado dejar el ministerio, y 57% confesaron de tener voluntad de dejar su presente iglesia si otro lugar mejor se presentara.
  • 81% dijeron que no tuvieron un programa regular de discipular o enseñar líderes para apoyarles.
  • 77% dijeron que no pensaron que su matrimonio en particular era bueno.
  • 75% dijeron que sus estudios en seminario no le dejaron preparado para ser líder, administrar la iglesia, ni a aconsejar a otros. Este punto les desanimaba constantemente.
  • 72% de los pastores dijeron que estudiaban la Biblia solamente cuando preparaban a un sermón.
  • 71% confesaron de ser extremadamente estresados, y peleaban con depresión más que cansancio cada semana o cada día.
  • 38% confesaron que fueron divorciados o al presente en procedimiento de un divorcio.
  • 30% confesaron de haber tener (o tener actualmente) un romance con unos de sus miembros.
  • 26% dijeron que tuvieron un tiempo devocional regularmente, y que tuvieron una buena relación espiritual.
  • 23% dijeron que pudieron decir que fueron felices y contentos regularmente en relación a su relación con Cristo, con su iglesia, y en su vida en el hogar.
  • Los pastores dijeron que como costumbre, solamente 25% de sus miembros asistía a un estudio bíblico o estudio en casa a lo menos 2 veces por mes.
En un estudio similar de Barna, Focus on the Family, and Fuller Seminary el Señor Krejcir encontró lo siguiente:
  • 1500 pastores en los E.E.U.U. dejan el ministerio cada mes por razones de una falla moral, estrés, o contención en sus iglesias.
  • 50% de los pastores terminarán en divorcio.
  • 80% de los pastores sienten sin calificaciones para su ministerio, y son desanimados en su oficio como pastor.
  • 50% de los pastores dejarán inmediatamente el ministerio si pudieran hacer otra cosa para vivir.
  • 80% de los pastores entrando el ministerio con una educación de seminario o de una escuela bíblica (terminado) dejarán el ministerio adentro de los primeros 5 años de su ministerio.
  • 70% de los pastores pelean constantemente con depresión.
  • 40% de los pastores dicen que han tenido una relación romántica afuera de su matrimonio desde el principio de su ministerio. (Focus on the Family reportó que los pastores con la más educación religiosa son más propensos a predicar domingo como nada fuera mal cuando están en pecados sexuales entre semana.)
Es importante de enfocar y entender en el punto que el pastor es el ejemplo moral para toda la iglesia de imitar, y si Satanás puede destruir el pastor, causará a muchos de seguir su error. También la soberbia, arrogancia, y el pensar más de uno mismo que debe son pecados que abren la puerta a otros tipos de pecado como estos. La humildad es un requisito moral que es esencial para cada ministro.
  • Igualmente 70% (Fuente: Focus on the Family) dicen que no tienen amigos personales. Suponen que la falta de amistades dan mayor tentación a buscar amistad en lugares que no deben (romances).
  • 70% dijeron que nunca leen o estudian la Biblia afuera de sus preparaciones para el ministerio.
  • De la vista más larga, 60% hasta 80% que entran al ministerio no estarán en ello en 10 años, y una fracción quedarán en el ministerio por todo su vida y carrera.
  • 78% de los pastores fueron expulsados contra su voluntad de una iglesia a lo menos una vez en su ministerio. También 63% dijeron que fueron despedidos dos veces. En lo de la razón porque fueron despedidos, las razones corrieron desde errores en su propio liderazgo, hasta conflictos con otros ministros en la iglesia, chismes, falta de presupuesto, diferencias doctrinales, problemas en su familia personal, falta de amistad con la membresia, movimientos por control, resistencia a lo que ellos enseñaban, resistencia a su estilo de liderazgo, fracaso suyo en enseñar biblicamente, su propia pobre habilidad de tratar con gente, fracaso de seguir los requisitos de su trabajo, u otro tipo de pecado. De las más frecuentes razones dadas:
    • 52% citaron conflictos en la administración y control de la iglesia.
    • 24% citaron que la iglesia ya era en alto conflicto antes que ellos llegaron, y el pastor no pudo resolverlo y dejó la iglesia por ello.
    • 14% citaron que hubo gran resistencia entre la iglesia a su liderazgo, visión, enseñanza, o a cambios, o que su liderazgo y acciones eran demasiado fuerte o rápido.
    • 8% citaron su razón de salir era porque no tuvo buena relación con la iglesia en un nivel personal, citando que en casos, la iglesia adoraba demasiado el pastor previo, y no le aceptaron a él.

Otro estudio mencionado es uno por psicólogo Richard Blackmon quien hizo una encuesta entre varios denominaciones en California en 1985, con 1000 pastores. Sus resultados son:

  • 75% fueron extremadamente estresados.
  • 32% confesaron de haber tenido relaciones sexuales con un miembro de la iglesia que no era su esposa.
  • 30% hasta 40% dejan el ministerio.

En comparación con todas las demás industrias, los costos de seguros médicos para personas saliendo locas son cuatro veces más altas para pastores que en cualquier otra industria. El área principal de estrés (según este estudio) era finanzas personales o de la iglesia, problemas con programas de construir, problemas de añadir la base de miembros de la iglesia, problemas en aconsejar, y problemas en visitar a los miembros. Problemas de hacer sermones y enseñar era el último lugar de problemas causando estrés.

Blackmon concluyó que el estrés en el ministerio viene por las demandas de cuidar a la gente, y de absorber todo sus energías y recursos sin darle una salida de recreo con gente afuera de la iglesia o afuera de su círculo inmediato en la iglesia.

Muy interesante en lo que concluyó Blackmon es que hubo un fuerte elemento de no crecer personalmente o devocionalmente con Cristo. Todo fue echado a los sermones de domingo. Concluyó que cuando el pastor, o las ovejas, o los dos no entienden y enfocan en la misión de la iglesia (su relación de adoración a Cristo, y cumplir con la obra de Dios) entonces hay una deshubicación espiritual que siempre termina en conflicto entre sí, estrés, y pelear entre sí.

O sea, el ministerio (según los estudios clínicos) es un lugar de alto estrés, y muchos se caen en su fe personal, tienen caprichos sexuales, y básicamente terminan en fracaso en términos de la misión que deben tener (según la Biblia).

Un sociólogo Jeffrey Haddan hizo una encuesta de 7,400 ministros protestantes en 1998. Sus resultados son peores:

  • 13% hasta 51% (dependiendo de la denominación) aceptaron la resurrección física de Jesucristo como hecho.
  • 19% hasta 60% creyeron en el nacimiento virginal de Jesucristo.
  • Entre 67% hasta 95% de los ministros creyeron que las Escrituras son verdad en lo de fe, historia, y la práctica cristiana.

Lo que nos da de entender es que la mayoría de las iglesias y ministros en nuestra cultura probablemente ni son salvos, y por lo cual tienen estos tipos de problemas agresivas y extremas. Lo que Satanás ha hecho es de sembrar y saturar la mayoría de las iglesias con “ministros” que simplemente ocupan el lugar sin realmente hacer la misión.

La teología del ministro, sus creencias personales que le guían en su vida primero, y luego en su ministerio, son la base por todo lo que hace. Sin cimientos, claro que el edificio tiene graves problemas siempre.

Dice Krejcir

Los resultados de los dos estudios son esto: el pastor tiene que ser sano tecnológicamente. Un pastor que no tiene buena teología es como un ingeniero que no sabe matemáticas; será totalmente ineficaz en hacer su trabajo… Cuando estamos en el púlpito proclamando la verdad de Cristo, debe ser exactamente esto, la verdad de Cristo, no nuestras preferencias, nuevas ideas, o la última moda entre los teólogos. Todas estas nuevas olas de teología nada más confunden y frustran el cuerpo de Cristo, quienes son miembros a los cuales servimos y somos llamados para proteger de la falsa doctrina, y para guiarles a la verdad de Dios. La mayoría de las nuevas ideas simplemente cambian las cosas y están en conflicto entre sí, y duran nada más un poco de tiempo hasta la siguiente ola viene. 

La sobrevista es que el pastor enfrenta todavía más conflicto cada año, más enojo y ira, más demandas de la gente, y trabajan más horas (60 horas en el ministerio por semana promedio), y descansan o se recrean menos con cada año que pasa. Problemas de poco salario, poco que sienten que son estimados, y factores que causan a su propia familia a tener graves problemas frustra más a todo para uno en el ministerio. La mayoría de los pastores no han aprendido como balancear las demandas de su familia personal y su iglesia. Más todavía es que las escuelas no están preparando a los ministros adecuadamente para el ministerio.

  1. Según las estadísticas, este punto se hace muy poco confiable sus resultados, porque si la conferencia fuera de una denominación, tal vez ellos son mejores o peores que pastores de otros grupos. La conferencia era de pastores reformados. Aun así, estoy usando el estudio de Krejcir como punto de hacer comentarios personales sobre el ministerio. []

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

Help

WordPress theme: Kippis 1.15